/ 2
Ar
Theo Jansen, Silent Beach. Plaudens Vela (2013). © Marco Zwinkels. Imagen cortesía de Fundación Telefónica.
Ar
Theo Jansen, Silent Beach. Plaudens Vela (2013). © Marco Zwinkels. Imagen cortesía de Fundación Telefónica.

Theo Jansen, ¿científico loco?

junio 16, 2017

El público suele hacerse preguntas ante las enormes esculturas cinéticas de Theo Jansen (La Haya, 1948). Preguntas que tienen que ver, sobre todo, con las relaciones entre arte, tecnología e ingeniería. Son interrogantes que, sin embargo, el artista no se hace. Las preguntas que para él son relevantes son sólo aquellas relativas a sus animales: ¿cómo respiran?, ¿cómo se mueven?, ¿pueden vivir solos?, ¿sobrevivirían una tormenta? Preguntas que —a contrapelo de las que suelen hacerse en torno al arte contemporáneo— sólo pueden contestarse sobre la marcha, en el trabajo técnico y la experimentación directa sobre los huesos y las articulaciones de las bestias.

Jansen, como sus animales, tiene un poco de todo. Un poco de artista, un poco de matemático, un poco de ingeniero, un poco de poeta, un poco de científico loco. Científico que, más que haber creado a su propia especie, se considera a sí mismo una mera herramienta de reproducción de una familia que habría existido con o sin él. Su historial creativo comenzó con una carrera en física aplicada abandonada y un UFO, construido con tubos de plástico amarillos, que aterrorizó a los ciudadanos de Delft y después desapareció para siempre entre las nubes. A partir de ese momento, Jansen tuvo poco tiempo para hacer nuevos proyectos antes de ser «capturado» por los Strandbeests y sus deseos de existir y reproducirse. De 1990 en adelante, es esclavo de sus propias creaciones.

Formados por tubos de plástico, los esqueletos de las Strandbeests (bestias de playa en neerlandés) están pensados no sólo para posibilitar su movimiento sino para, en un determinado momento, permitirles vivir solos en la playa. Algunos animales tienen incluso estómagos, construidos con botellas de plástico, cuyos propósitos incluyen la autopropulsión y el almacenamiento de energía. En otras palabras, la independencia animal.

 

La exposición de Theo Jansen, «Asombrosas Criaturas» estará abierta al público del 13 de mayo al 13 de agosto en Laboratorio Arte Alameda, Ciudad de México.

 

Elena Coll es lectora, editora y poco más. Bokononista, investigadora frustrada y madre adoptiva de una parvada.

[16 de junio de 2017]

Lo más leído