/ 2
Ar
Theo Jansen, Silent Beach. Plaudens Vela (2013). © Marco Zwinkels. Imagen cortesía de Fundación Telefónica.
Ar
Theo Jansen, Silent Beach. Plaudens Vela (2013). © Marco Zwinkels. Imagen cortesía de Fundación Telefónica.

Theo Jansen, ¿científico loco?

Junio 16, 2017

El público suele hacerse preguntas ante las enormes esculturas cinéticas de Theo Jansen (La Haya, 1948). Preguntas que tienen que ver, sobre todo, con las relaciones entre arte, tecnología e ingeniería. Son interrogantes que, sin embargo, el artista no se hace. Las preguntas que para él son relevantes son sólo aquellas relativas a sus animales: ¿cómo respiran?, ¿cómo se mueven?, ¿pueden vivir solos?, ¿sobrevivirían una tormenta? Preguntas que —a contrapelo de las que suelen hacerse en torno al arte contemporáneo— sólo pueden contestarse sobre la marcha, en el trabajo técnico y la experimentación directa sobre los huesos y las articulaciones de las bestias.

Jansen, como sus animales, tiene un poco de todo. Un poco de artista, un poco de matemático, un poco de ingeniero, un poco de poeta, un poco de científico loco. Científico que, más que haber creado a su propia especie, se considera a sí mismo una mera herramienta de reproducción de una familia que habría existido con o sin él. Su historial creativo comenzó con una carrera en física aplicada abandonada y un UFO, construido con tubos de plástico amarillos, que aterrorizó a los ciudadanos de Delft y después desapareció para siempre entre las nubes. A partir de ese momento, Jansen tuvo poco tiempo para hacer nuevos proyectos antes de ser «capturado» por los Strandbeests y sus deseos de existir y reproducirse. De 1990 en adelante, es esclavo de sus propias creaciones.

Formados por tubos de plástico, los esqueletos de las Strandbeests (bestias de playa en neerlandés) están pensados no sólo para posibilitar su movimiento sino para, en un determinado momento, permitirles vivir solos en la playa. Algunos animales tienen incluso estómagos, construidos con botellas de plástico, cuyos propósitos incluyen la autopropulsión y el almacenamiento de energía. En otras palabras, la independencia animal.

 

La exposición de Theo Jansen, «Asombrosas Criaturas» estará abierta al público del 13 de mayo al 13 de agosto en Laboratorio Arte Alameda, Ciudad de México.

 

Elena Coll es lectora, editora y poco más. Bokononista, investigadora frustrada y madre adoptiva de una parvada.

[16 de junio de 2017]

Ds
Innovación anclada en el pasado
Código
Junio 09, 2017
Ar
Ni héroes ni mártires. Juan Fernando Herrán en el Museo Amparo
Código
Junio 19, 2017
St
Agenda: Lo más esperado del mes
Código
Junio 01, 2017
Ar
Columna: Sobre lo viejo
Daniel Montero
Junio 23, 2017
Ar
Archivo Barragán: la revolución acallada
Georgina Cebey
Abril 27, 2017
Ar
Opinión: ¿Para qué sirven las escuelas de arte en la actualidad?
Plataforma Arte Educación
Febrero 08, 2017
Cn
15 películas del siglo XXI que destacan por su fotografía
Julio 25, 2016
Cn
Las mejores 10 películas animadas de la última década
Marzo 30, 2016
Ar
Andy Warhol: 10 momentos que definieron su carrera
Agosto 06, 2014
Aq
10 despachos jóvenes de Arquitectura en México
Código
Agosto 30, 2013
Ar
Columna: El arte por su imagen
Daniel Montero
Mayo 24, 2017
Ar
Agenda: Guía de galerías de junio
Código
Junio 02, 2017
Ar
Theo Jansen, ¿científico loco?
Elena Coll
Junio 16, 2017
Ar
Viva Arte Viva. La 57º Bienal de Venecia
Violeta Janeiro Alfageme
Junio 13, 2017
Ar
Twisted Femmes: las esculturas no-comprometedoras de Anna Uddenberg
Bianca Heuser
Mayo 23, 2017
Ar
Destacado: Taco de ojo: Tlacuilo, la primera exposición de gran formato en risograph
Código
Junio 12, 2017
Ds
Columna: Las diseñadoras como productoras, creadoras y críticas
Renata Becerril
Mayo 31, 2017
Aq
Columna: Casa-manifiesto
Juan José Kochen
Junio 07, 2017
Ar
arteBA: Punto de encuentro en el sur
Rafael Toriz
Junio 14, 2017
Aq
Destacados: Casa Cumbres
Código
Junio 21, 2017
Lo más leído