/ 4
Ar
Imagen tomada de lessgoodidea.com
Ar
Xolisile Bongwana y Thulani Change ensayando Requiem Request. Fotografía de Stella Olivier, tomada de lessgoodidea.com/
Ar
Dan Selsick toca el trombón en respuesta al boxeador Sandile Khumalo. Fotografía de Stella Olivier, tomada de lessgoodidea.com
Ar
Thulani Chauke creó una coreografía a partir de un filme de Kentridge. En la imagen se muestra su silueta contra la proyección del mismo. Fotografía de Stella Olivier, tomada de lessgoodidea.com

The Centre for the Less Good Idea de William Kentridge

abril 18, 2017

El artista sudafricano William Kentridge inauguró recientemente una incubadora de arte dedicada a lo otro; un lugar para todo lo que no encuentra espacio. Abierto con el fin de darle a los impulsos creativos un lugar para experimentar, The Centre for the Less Good Idea es una especie de laboratorio dedicado a la prueba y el error, a la incertidumbre y el titubeo. El Centro, que podría pensarse como un organismo vivo, pensante y autoconsciente, se describe a sí mismo de la siguiente manera:

 

A menudo comenzamos con una buena idea. Ésta puede parecer clara como el agua al inicio, pero al momento de llevarlo al proverbial caballete, grietas y fisuras emergen en su superficie y no pueden ser ignoradas. Es del seguimiento de ideas secundarias, esas ideas no tan buenas acuñadas para abordar las grietas de la primera idea, que se nutre el Centro, bajo el argumento de que en el acto de jugar con una idea podemos reconocer aquellas cosas que no sabíamos de antemano, pero sabíamos en algún lugar, dentro de nosotros.[i]

 

La idea del error como herramienta creativa es una constante en el trabajo de Kentridge, quien afirma que el hecho de ser un pintor / un actor / un cineasta frustrados constituye la base identitaria de su arte. El Centro surge, entonces, como un espacio para aquellos que, como Kentridge, no pueden dejar de errar en el proceso creativo del arte.

La estructura de la programación supondrá dos temporadas al año en las que artistas visuales, bailarines, escritores, músicos y demás entres creativos, desarrollarán ideas con el propósito de exhibirlas, pero siempre bajo el supuesto de que toda propuesta puede ser rediseñada, redigerida y reestructurada, o bien, descartada. La primera temporada, presentada en el mes de marzo, incluyó presentaciones de videodanza, microteatro, poesía y escritura multimedias, entre otras (muy variadas) exploraciones interdisciplinares, todas con un carácter performativo que recuerda, más bien, a la idea de lo transdisciplinar como momento.

El Centro está estratégicamente alojado en el complejo Arts on Main, un depósito industrial abandonado que fue recuperado recientemente con el fin de brindar nuevos espacios a la escena de arte local sudafricana. En su primera temporada, el Centro parece haber demostrado ser exactamente lo que buscaba: una incubadora interdisciplinaria en su máxima expresión, una matriz artificial en la que, a través de la experimentación rigurosa, se gesta un arte orgánico.

 

[18 de abril del 2017]

 

 

[i] The Centre for the Less Good Idea, “About”, https://lessgoodidea.com/about-1/ (consultado 18 de abril, 2017).

Lo más leído