/ 6
Op
Varios artistas, XYLAÑYNU. Taller de los viernes. Vista de instalación en kurimanzutto. Cortesía de la galería
Op
Varios artistas, XYLAÑYNU. Taller de los viernes. Vista de instalación en kurimanzutto. Cortesía de la galería
Op
Op
Varios artistas, XYLAÑYNU. Taller de los viernes. Vista de instalación en kurimanzutto. Cortesía de la galería
Op
Varios artistas, XYLAÑYNU. Taller de los viernes. Vista de instalación en kurimanzutto. Cortesía de la galería
Op
Varios artistas, XYLAÑYNU. Taller de los viernes. Vista de instalación en kurimanzutto. Cortesía de la galería

Reseña: XYLAÑYNU. Taller de los viernes. ¿Por qué ahora?

marzo 02, 2016

Lo peor de los pobres es que no pueden dar dinero.
Ramón Gómez de la Serna.

En este mundo hay cosas que nunca deberían de transmutarse en otra. Un ejemplo: es mejor mantener la calidad de una venerable zahúrda que intentar transformarla en una partida de damas chinas, en un sentimiento nostálgico por nuestro primer faje a la intemperie, en una cámara de senadores o en una escuela activa. De manera similar, el llamado Taller de los viernes nunca debió, por su propia esencia y carácter, adoptar el formato de una exposición. ¿Por qué o para qué hacerlo ahora —veinticuatro años después de haber celebrado su última sesión? ¿Por qué meterse semejante autogol cuando el partido ya estaba controlado y en tiempo de compensación? Es difícil imaginar una respuesta válida. Pero uno debe otorgar el beneficio de la duda y, lejos de descalificar esta iniciativa por su contradictorio origen, abrir bien los ojos en el espacio de exhibición, tallárselos una y otra vez e incluso una vez más. Esperar unos segundos y, al recuperar la visión, entonces sí… comprobar.

XYLAÑYNU. Taller de los viernes. Cortesía de kurimanzutto

XYLAÑYNU. Taller de los viernes. Cortesía de kurimanzutto

 

Disculpen este inicio intempestivo. Ni siquiera he mencionado de qué se trata el Taller de los viernes. Y aunque algunos lo consideren un hito en la historia del arte contemporáneo mexicano, sería un error pensar que una breve descripción sale sobrando en esta reseña. El Taller de los viernes fue un espacio lúdico y de trabajo colectivo, de intercambio de ideas e información, de experimentación y convivencia en el que, bajo la batuta del anfitrión y mentor, Gabriel Orozco (Xalapa, 1962), coincidieron Abraham Cruzvillegas (Ciudad de México, 1968), Damián Ortega (Ciudad de México, 1967), Dr. Lakra (Ciudad de México, 1972), y Gabriel Kuri (Ciudad de México, 1970). Sí, algunos viernes entre 1987 y 1992, estos cinco individuos y nadie más generaron uno de esos sanos lugares de libertad donde, entre juego y juego, la pandilla de cuates sentó las bases de su quehacer artístico y de su entendimiento o posicionamiento dentro del sistema del arte. Sin necesidad de un manifiesto, ni de establecerse formalmente como un colectivo o de proclamarse como un espacio alternativo en donde sucedieran actividades públicas, este taller fue un detonador de ideas y cuestionamientos en torno a diversos dilemas, estrategias e inquietudes sobre el arte contemporáneo internacional de aquellos años, como la producción de obras para un contexto específico, el infinito paradigma del readymade y el objeto encontrado, la condición del registro de acciones efímeras a través de la fotografía, entre muchos otros. Nada nocivo en ello e incluso envidiable ¿Quién no hubiera querido tener una experiencia así?

unspecified

Varios artistas, XYLAÑYNU. Taller de los viernes. Vista de instalación en kurimanzutto. Cortesía de la galería

 

Ahora bien, la pregunta obligada es: ¿Cómo traducir aquella significativa y polifacética vivencia en una exhibición? ¿De qué manera plantearla si, en suma, quien la produce y alberga es la galería que representa a estos cinco artistas? Aquella que el propio Gabriel Orozco ideara y pusiera en marcha en colaboración con Mónica Manzutto y José Kuri en 1999 y que, desde hace varios años, es considerada la más importante de América Latina? El primer paso visible consistió en invitar a Guillermo Santamarina como curador de la exposición: una figura clave en la escena artística mexicana desde finales de la década de los ochenta, que involucró a una buena parte de los integrantes del taller en algunos de sus primeros eventos y exposiciones. La justificación es clara, pero el problema de la traducción o trasmutación no se resuelve con la varita mágica de un reconocido curador. Y para muestra la presente exposición, cuyo principal rasgo es la pobreza en el sentido más amplio del término. Aquello que Santamarina y los cinco fantásticos decidieron hacer fue una muestra que incluyera algunos de sus trabajos recientes –la gran mayoría realizados entre el 2013 y 2016- para emplazarlos en el espacio de la galería. ¿Bajo qué criterio, hilo conductor, búsqueda específica o, simplemente, bajo qué tipo de impulso vesánico se efectuó la selección?

Aparentemente, los espectadores no fuimos dignos interlocutores porque no hay nada que lo deje al menos entrever. Sí, en la exposición hay piezas buenas, regulares y terribles, pero eso es algo que carece de importancia en este contexto. Aquello que es sintomático y en verdad preocupante es que los involucrados, con toda su experiencia, su fama internacional, su éxito comercial, su sensibilidad y talento, su ingenio, sentido del humor y demás atributos, hayan optado por seguir el camino de una exposición colectiva totalmente convencional, carente de personalidad o de algo realmente específico para la ocasión. ¿Dónde quedaron la experimentación, el juego o la improvisación de aquel mítico taller? ¿Dónde quedaron la lúcida creatividad y el desenfado del curador en turno? ¿Qué elementos o situaciones particulares entraron en juego en el proceso de concepción y montaje de la muestra que respondieran al gran reto de llevar esa experiencia lúdica-pedagógica a otro campo de batalla (el espacio de exposición)?

Más allá de inventar la palabra que titula a la muestra, ¿qué otros ejercicios se realizaron para indagar en los meandros de lo colectivo en tanto plataforma cognitiva, política o inventiva? ¿En verdad era necesaria la presencia de un curador? Nada por aquí, nada por allá. Ni emoción, ni enfrentamiento… El sombrero del mago está, en efecto, vacío. Pero los aplausos y el festejo continúan. El optimista lema de “¡Sí se puede!” se ha cambiado, de pronto, por el triunfalista “¡Si se pudo!, ¡sí se pudo!”

En su denso texto, por momentos brillante y por párrafos enteros insufrible debido a su redacción e innecesario barroquismo, Guillermo Santamarina entreteje una suerte de relación entre el trabajo de estos artistas y el personaje principal de la emblemática película Pickpocket (1959) del cineasta francés Robert Bresson. Como es sabido, el carterista interpretado magistralmente por Martin LaSalle, es un tipo extraño y solitario que no roba para obtener beneficios monetarios sino por el placer, la excitación y la destreza que requiere su oficio: despojar al prójimo de un objeto preciado sin que éste se percate de ello. Todo un arte. Asimismo, de manera abrupta, el curador incorpora a Michel Focault y su Discurso y verdad en la antigua Grecia para hablarnos del término «parresía» que significa decir todo, hablar libremente y expresarse con la obligación de decir la verdad.

unspecified (6)

Varios artistas, XYLAÑYNU. Taller de los viernes. Vista de instalación en kurimanzutto. Cortesía de la galería

 

En el mundo antiguo, la «parresía» era el núcleo de la relación entre el lenguaje y la política. Y en ambas citas está presente un claro dilema de carácter ético: ¿Por qué o qué relación tiene esa referencia con la displicente exposición o con lo que el público puede ver, sentir o intuir? Lo que sí queda claro es que la propuesta —ofrecida como una revisión— es pobre, triste e irrelevante hasta la médula. Cada uno de los artistas del Taller de los viernes parece haber seguido al pie de la letra lo que Damián Ortega escribiera en el cómic titulado El pájaro, publicado en el catálogo que acompañó a la exposición de Gabriel Orozco en el Museo de Arte Contemporáneo de los Ángeles y en el Museo Rufino Tamayo en el año 2000: “Las constantes en un artista determinan su estilo. El artista que reconoce sus propios métodos se convierte generalmente en una víctima de su propio estilo, se autoplagia y se repite para satisfacer las convenciones de lo que se espera de él. Influido, claro está, por las reglas del mercado”.

La cita con la que inicia esta reseña es una greguería, un tipo particular de aforismo inventado por Gómez de la Serna y utilizado por Santamarina en su texto curatorial. Lo invito a completar la siguiente greguería:

El riesgo del juego de jugar a que se está jugando es…

Un hecho: ningún carterista se tomaría la molestia de acercarse a XYLAÑYNU. Otro: la trasmutación del taller al espacio de exposición fue un gesto torpe y caprichoso de reafirmación que, a pesar de cocinarse durante años, resultó un olímpico tiro por la culata. Un buscapiés que se cebó aun antes de lanzarlo por los aires.

 

 


XYLAÑYNU. Taller de los viernes. Del 6 de febrero al 17 de marzo. kurimanzutto, Ciudad de México.


Víctor Palacios es curador e historiador del arte por la Universidad Iberoamericana. Ha sido curador del Museo de Arte Carrillo Gil y el Museo de Arte Moderno. Ha colaborado para publicaciones como Caín, La Tempestad y Art Nexus. Es Jefe de Artes Visuales de la Casa del Lago Juan José Arreola.

 

Cn
Columna: Los monstruos que somos. Representaciones fantásticas de la violencia en el cine mexicano contemporáneo
Hipatia Argüero Mendoza
enero 24, 2018
Aq
Echoes of a Land: Pabellón de México en la Bienal de Arquitectura de Venecia. Entrevista con Gabriela Etchegaray
enero 26, 2018
Ar
Columna: Continuo/Discontinuo. Las ferias de arte
Daniel Montero
febrero 14, 2018
Ar
Agenda: Guía de actividades de la semana del arte
febrero 01, 2018
Ar
Lista: El reino de lo intangible. Ramas del arte digital
Javier Villaseñor V.
febrero 19, 2018
Ar
Reseña: Materia a punto del colapso. José Dávila en OMR
Javier Villaseñor V.
febrero 22, 2018
Cn
Lista: 6 películas para conocer la cuestión kurda
Andrés Arce
febrero 12, 2018
Aq
Destacado: La luz como material. El pabellón de Frida Escobedo para la Serpentine Gallery en Londres.
febrero 09, 2018
Ar
Lista: 7 momentos fundamentales de Cerith Wyn Evans
febrero 06, 2018
Cn
Reseña: Armonía. La música como lingua franca
Andrés Arce
enero 29, 2018
Vd
Oaxaca: Antiguos y nuevos sabores
enero 22, 2018
Ar
Columna: ¿Qué hacer?
Santiago Robles
enero 17, 2018
Ar
2018: Las exposiciones más esperadas del primer trimestre
Código
enero 02, 2018
Ar
Lo mejor de 2017: Los artistas opinan
diciembre 26, 2017
Cn
A la deriva entre puntos y líneas. Entrevista con Alexander Schellow
Martina Spataro
diciembre 20, 2017
Cn
Reseña: Star Wars: The Last Jedi y el final del mito
Edgar Rodríguez
diciembre 19, 2017
Cn
Lista: 7 documentales sobre el ejército en las calles
Magaly Olivera
diciembre 18, 2017
St
Ciudad de México: 5 creadores recomiendan sus lugares favoritos
diciembre 14, 2017
Ar
Lo que queda del año: 10 exposiciones para cerrar el 2017
Código
junio 30, 2017
Ar
Opinión: ¿Para qué sirven las escuelas de arte en la actualidad?
Plataforma Arte Educación
febrero 08, 2017
Cn
15 películas del siglo XXI que destacan por su fotografía
julio 25, 2016
Ar
Oaxaca: Visión e ideas
enero 29, 2018
Ar
La semiótica de los objetos. Entrevista con Rodolfo Díaz Cervantes
Javier Villaseñor V.
febrero 02, 2018
Ar
El arte no es un lugar para crear narrativas. Entrevista con Dahn Vō
María Minera
febrero 09, 2018
Ds
Rising Talents: El diseño joven italiano. Maison & Objet París
enero 30, 2018
Md
Destacado: F is for... The ring of the future. FENDI y el anillo del futuro.
febrero 06, 2018
Ar
Ensayo: El peso de la luz
Eugenio Tiselli
enero 31, 2018
Cn
Reseña: La otra cara de Alemania. En la penumbra
Andrés Arce
enero 23, 2018
Ds
Cecilie Manz, el carácter de la simpleza
enero 25, 2018
Lo más leído