/ 2
Op
James Jean, The Shape of Water, 2017 (poster original). Tomada de Booooooom.com
Op
James Jean, The Shape of Water, 2017 (detalle). Tomada de Booooooom.com

Reseña: Espejos y reflejos. La forma del agua

enero 18, 2018

Hay que bajarle dos rayitas. Resulta sumamente frustrante ver una película cuando ésta se encuentra rodeada de premios, encomios y alabanzas, pues genera una gran expectativa —y está bien generar expectativa; sin embargo, y como ocurre de manera común en la cultura popular, muchas veces la esperanza es mucho más interesante que el producto esperanzador, y uno no puede evitar sentirse al filo del asiento, esperando aquel momento equivalente al ¡eureka! que justifique la algarabía circundante.

Guillermo del Toro vuelve con un filme que mezcla lo fantástico con lo real, fórmula que le ha valido reconocimiento y renombre, pues es algo que logra hacer muy bien, ciertamente. Pero, sobre todo, vuelve con un filme profundamente humano, y digo esto con una clara nota de ironía —me explico: la trama de la película gira en torno a una creatura[i] acuática y la relación que establece con una chica muda, Elisa Esposito; al mismo tiempo, narra el interés que este ser tiene para la comunidad científica estadounidense, quienes pretenden estudiarlo para poder desarrollar su programa espacial (y, de alguna forma que no queda del todo clara en la cinta, superar a los rusos). Pero es el primer punto el central para el desarrollo de la trama, pues es el catalizador de los acontecimientos que conducen al clímax del filme. Volviendo al punto que intento explicar, el filme explora las relaciones humanas con un ser no-humano, y es ahí donde la película sustenta su gran mérito: al poner en evidencia lo ensimismados que nos encontramos, pues no nos vemos reflejados en el otro-humano, sino en aquella otredad que es, a primera instancia, completamente ajena a nosotros —de hecho, una pregunta que levantaría el largometraje es ¿qué tan ajena nos es esa otredad?

La forma del agua (The Shape of Water), Estados Unidos, 2017. Dir. Guillermo del Toro.

No hay que olvidar que se debe considerar el contexto a partir del cual surge una obra, en este caso de cine. Ninguna de las ramas del arte se puede desligar del contexto que las produjo, pues en ellas no sólo nos vemos reflejados a nosotros mismos, como observadores; también encontramos ecos de aquella sociedad a la que intenta representar de primera mano. Así, queda establecido que toda practica artística tiene implícito un discurso político, pues, siendo aristotélicos, es lo que somos.[ii] Es el caso de La forma del agua. Consideremos esto: la cinta es una producción estadounidense, de Double Dare You Productions, distribuida por Fox Searchlight, y está dirigida por un director de origen mexicano. Conocemos las implicaciones de la relación México-Estados Unidos actualmente, tras la perpetuación de discursos de odio que ya no sólo fungen como banderas políticas, sino que se han transformado en verdaderos estandartes para algunos grupos. Me parece entonces interesante leer el filme como una respuesta por parte del mexicano hacia el país del norte: aquello etiquetado como otredad es, realmente, tan ajeno como uno mismo es para sí. Somos nuestra propia distancia. Y no sólo me parece relevante desde el punto de vista de esta relación bilateral; lo encuentro relevante por la situación actual de migración que aqueja al mundo: se clasifica, se etiqueta, se señala con el dedo aquello que es diferente a lo que creemos que somos nosotros. Del Toro transmite esto no sólo con lo abyecto que pudiese parecer la creatura en determinado momento; también lo hace notar con el papel de Elisa Esposito —recupero, por ejemplo, este diálogo que Elisa tiene con su vecino y mejor amigo, Giles: ¿Qué soy yo? Muevo mi boca, como él. No emito sonidos, como él. ¿En qué me convierte? Todo lo que soy, todo lo que he sido, me han traído a este punto, a él […] Cuando me mira, la manera como me mira… él no sabe lo que carezco, o de qué forma estoy incompleta. Él me ve por lo que soy, por como soy…— y con la homosexualidad (negada socialmente) de Giles, quien es rechazado por un joven mesero con quien comenzaba a entablar una relación, con la cortante frase ¿Qué crees que soy?.

La forma del agua (The Shape of Water), Estados Unidos, 2017. Dir. Guillermo del Toro.

A lo largo del filme, Elisa hace notar esa sensación de incompletud que la aqueja. Si llevamos esto de nuevo a la situación política actual, uno sólo puede imaginarse la clase de barrera que implica para un migrante mover la boca y que el otro sólo escuche ruido, las barreras del lenguaje que aíslan y separan —y que sin embargo, en la cinta, se ven mediadas entre la creatura y Elisa por un vínculo simbólico mucho más fuerte: el emocional. Reconociendo en el otro a un ser que tiene la capacidad de amar, de sentir, de ser validado y respetado por lo que es.

Otro punto que toca el filme es la idea de la soledad. Para Elisa, la creatura es «el ser más solo que ha visto». En algún punto del filme, también, Giles se refiere a Elisa como una persona que está sola. Esta visión nos engloba como sociedad. Actualmente, más allá de las barreras del lenguaje, existen fronteras mucho más cercanas e inmediatas con las cuales lidiar: podemos encontrarnos en una habitación rodeados de personas y, sin embargo, cada quien puede estar abstraído, solo, ensimismados en nuestro propio consumo de entretenimiento personal. La soledad como un síntoma de la separación a la que nosotros mismos nos hemos condenado, todo por no voltear a ver más allá de la pantalla para mirar a alguien a los ojos.

La forma del agua (The Shape of Water), Estados Unidos, 2017. Dir. Guillermo del Toro.

La forma del agua es un filme que cumple con dos objetivos: entretener (porque es parte de la industria cinematográfica que, por más discurso que se le imponga, tiene como meta principal ser una fuente de consumo de entretenimiento) y dejar al espectador con un buen sabor de boca. A nivel de imagen, la cinematografía de Dan Lausten es impecable, como lo es el obsesivo detalle que nos ambienta en una década de los sesenta imaginada —quizá— por los hermanos Grimm. Finalmente, la película también cumple con el objetivo de plantearnos reflexiones sobre la manera en que nos relacionamos con los otros. Por otro lado, si bien encausa estas reflexiones, el filme no deja de perder cierto tinte de cuento de princesas, pudiendo ser mucho más contundente en su trato conceptual con temas como la homosexualidad, representada en Giles, o los puentes y barreras comunicativas entre dos realidades ajenas una de la otra.

La película tiene el gran acierto de plantarnos un espejo; un espejo que no refleja nuestra figura, un espejo que nos pregunta ¿qué eres tú?, esperando en la respuesta un gesto de humanidad, una mano, un hermano.

 

[i] Y escribo creatura y no criatura con toda intención, pues entiendo creatura como ente creado, mientras que criatura como ente criado…

[ii] i.e. Animales políticos.

 

Javier Villaseñor V. es licenciado en Arte por la UCSJ. Se ha desempeñado como escritor y curador en el estudio de un escultor y como artista digital de manera independiente. Es fiel seguidor de David Foster Wallace y cree en las letras como un medio de redención. Instagram / Twitter: @filantropofago

[18 de enero de 2018]

Cn
Columna: Los monstruos que somos. Representaciones fantásticas de la violencia en el cine mexicano contemporáneo
Hipatia Argüero Mendoza
enero 24, 2018
Aq
Echoes of a Land: Pabellón de México en la Bienal de Arquitectura de Venecia. Entrevista con Gabriela Etchegaray
enero 26, 2018
Vd
Oaxaca: Antiguos y nuevos sabores
enero 22, 2018
Ar
Columna: Continuo/Discontinuo. Las ferias de arte
Daniel Montero
febrero 14, 2018
Ar
Agenda: Guía de actividades de la semana del arte
febrero 01, 2018
Ar
Lista: El reino de lo intangible. Ramas del arte digital
Javier Villaseñor V.
febrero 19, 2018
Cn
Lista: 6 películas para conocer la cuestión kurda
Andrés Arce
febrero 12, 2018
Aq
Destacado: La luz como material. El pabellón de Frida Escobedo para la Serpentine Gallery en Londres.
febrero 09, 2018
Ar
Lista: 7 momentos fundamentales de Cerith Wyn Evans
febrero 06, 2018
Cn
Reseña: Armonía. La música como lingua franca
Andrés Arce
enero 29, 2018
Ar
Columna: ¿Qué hacer?
Santiago Robles
enero 17, 2018
Ar
2018: Las exposiciones más esperadas del primer trimestre
Código
enero 02, 2018
Ar
Lo mejor de 2017: Los artistas opinan
diciembre 26, 2017
Cn
A la deriva entre puntos y líneas. Entrevista con Alexander Schellow
Martina Spataro
diciembre 20, 2017
Cn
Reseña: Star Wars: The Last Jedi y el final del mito
Edgar Rodríguez
diciembre 19, 2017
Cn
Lista: 7 documentales sobre el ejército en las calles
Magaly Olivera
diciembre 18, 2017
St
Ciudad de México: 5 creadores recomiendan sus lugares favoritos
diciembre 14, 2017
Ar
Lo que queda del año: 10 exposiciones para cerrar el 2017
Código
junio 30, 2017
Ar
Opinión: ¿Para qué sirven las escuelas de arte en la actualidad?
Plataforma Arte Educación
febrero 08, 2017
Cn
15 películas del siglo XXI que destacan por su fotografía
julio 25, 2016
Ar
Oaxaca: Visión e ideas
enero 29, 2018
Ar
La semiótica de los objetos. Entrevista con Rodolfo Díaz Cervantes
Javier Villaseñor V.
febrero 02, 2018
Cn
Lista: 15 películas que llegan a México en el 2018
enero 22, 2018
Ar
El arte no es un lugar para crear narrativas. Entrevista con Dahn Vō
María Minera
febrero 09, 2018
Ds
Rising Talents: El diseño joven italiano. Maison & Objet París
enero 30, 2018
Ar
Ensayo: El peso de la luz
Eugenio Tiselli
enero 31, 2018
Md
Destacado: F is for... The ring of the future. FENDI y el anillo del futuro.
febrero 06, 2018
Cn
Reseña: La otra cara de Alemania. En la penumbra
Andrés Arce
enero 23, 2018
Lo más leído