/ 36
Aq
Marko Matulic Cvitanic, Módulo Habitacional Prefabricado para la Antártica (2005)
Aq
Marko Matulic Cvitanic, Módulo Habitacional Prefabricado para la Antártica (2005)
Aq
Marko Matulic Cvitanic, Módulo Habitacional Prefabricado para la Antártica (2005)
Aq
MAPA / Studio Paralelo, Refugio Sao Chico (2007). ©Eduardo Aigner
Aq
MAPA / Studio Paralelo, Refugio Sao Chico (2007). ©Eduardo Aigner
Aq
MAPA / Studio Paralelo, Refugio Sao Chico (2007). ©Eduardo Aigner
Aq
MAPA / Studio Paralelo, Refugio Sao Chico (2007). ©Eduardo Aigner
Aq
MIMA House (2011), de MIMA
Aq
MIMA House (2011), de MIMA
Aq
MIMA House (2011), de MIMA
Aq
MIMA House (2011), de MIMA
Aq
Andrea Zittel, HOMESTEADAT A-Z WEST, (2014)
Aq
Andrea Zittel, HOMESTEADAT A-Z WEST, (2014)
Aq
Andrea Zittel, HOMESTEADAT A-Z WEST, (2014)
Aq
Casa de Carbón Positivo (2015), de ArchiBlox ©Tom Ross
Aq
Casa de Carbón Positivo (2015), de ArchiBlox ©Tom Ross
Aq
Casa de Carbón Positivo (2015), de ArchiBlox ©Tom Ross
Aq
Casa prefabricada (2015), de MUJI & Konstantin Grcic
Aq
Casa prefabricada (2015), de MUJI & Naoto Fukasawa
Aq
Casa prefabricada (2015), de MUJI & Naoto Fukasawa
Aq
Casa prefabricada (2015), de MUJI & Jasper Morrison
Aq
The Stack (2015), de GLUCK+
Aq
The Stack (2015), de GLUCK+
Aq
The Stack (2015), de GLUCK+
Aq
The Stack (2015), de GLUCK+
Aq
The Britespace (2016), de AVAVA Systems
Aq
The Britespace (2016), de AVAVA Systems
Aq
The Britespace (2016), de AVAVA Systems
Aq
Carmel Place (My Micro NY), (2016), de n-ARCHITECTS
Aq
Carmel Place (My Micro NY), (2016), de n-ARCHITECTS
Aq
Carmel Place (My Micro NY), (2016), de n-ARCHITECTS
Aq
Carmel Place (My Micro NY), (2016), de n-ARCHITECTS
Aq
KODA (2016), de Kodasema
Aq
KODA (2016), de Kodasema
Aq
KODA (2016), de Kodasema
Aq
KODA (2016), de Kodasema

Por una construcción accesible: 10 espacios habitacionales prefabricados

Septiembre 07, 2016

Desde hace poco más de una década, la industria de la construcción se ha interesado por la incorporación de materiales prefabricados como una alternativa viable para la edificación. A diferencia del tradicional, este método constructivo implica la producción de módulos de diversos materiales dentro de una fábrica para posteriormente transportarlos al sitio de construcción y ensamblarlos. Su proceso se lleva a cabo en dos fases generales: el diseño, modulación y manufactura de las piezas clave —que pueden ir desde lo estructural hasta acabados sin detalle—, y el transporte y ensamble —que comprende desde la preparación del material para su traslado hasta el detalle de unión y nivelación adecuada entre cada uno de los módulos para proveer seguridad y estabilidad a la edificación. La materia prima que conforma a estos módulos prefabricados puede ser desde el concreto armado hasta comprimidos de bambú y PET, jugando con la maleabilidad y capacidad de transporte del mismo.

La creación de un módulo de gran formato listo para ensamblarse representa un gran apoyo en términos de seguridad, control de materiales y reducción de residuos. Sin embargo, la experimentación en torno a estos productos no se agota solamente en la eficiencia, sino también existe una preocupación por generar propuestas ecológicas, de costo accesible y de fácil montaje para incentivar su uso incluso en edificaciones autoconstruidas. Por su parte, las limitaciones del método aún están presentes: el costo de transporte de los módulos prefabricados, así como la falta de espacios de manufactura especializada en estos materiales, son tan solo algunas.

Repasamos 10 espacios habitacionales que sobresalen por su construcción y que no fueron construidos in situ.

 

Módulo habitacional prefabricado para la Antártica chilena (2005), de Marko Matulic Cvitanic

El módulo de 16 m2, diseñado por Marko Matulic Cvitanic, responde a la necesidad de encontrar nuevos sistemas constructivos que sean capaces de adaptarse a condiciones climatológicas extremas. Los materiales de esta microvivienda son bloques de poliestireno expandido, bloques de aislapol y una estructura metálica galvanizada que ancla la estructura al suelo y se extiende a lo alto y ancho a través de seis arcos metálicos. El interior tiene una serie de revestimentos en tela de PVC que impermeabiliza y provee calor al interior.

El espacio, capaz de alojar a 4 personas, se compone de un baño, un dormitorio grande y un lobby de acceso. El proyecto forma parte del libro Módulos de habitación prefabricados para la Antártica realizado con el apoyo del Instituto Antártico Chileno (INACH) y el Gobierno Regional de Magallanes en colaboración con Aislapol, Maderas Arauco y Bosch.

Marko Matulic Cvitanic, Módulo Habitacional Prefabricado para la Antártica (2005)

 

Refugio Sao Chico (2007), de MAPA arquitetos

Inmerso en el bosque de Río Grande del Sur, Brasil, se encuentra este refugio de fin de semana que coexiste, silenciosamente, con la naturaleza que le rodea. Diseñado para resistir nevadas invernales y calor húmedo durante el verano, este espacio integrado por un esqueleto metálico y maderas locales se destaca por la integración de dos volúmenes rectangulares acristalados que, a través de diversas texturas, se inserta en su contexto sin interrumpir ni dañar el curso de la naturaleza.

El volumen de mayor tamaño está revestido por chapa de madera ondulada que es capaz de mantener la privacidad en los espacios íntimos de la vivienda y proporcionar iluminación natural a través de delicados vanos. El segundo volumen se encuentra principalmente acristalado y se conecta por medio de un pabellón metálico que conforma las áreas sociales y de servicio. Además, con el propósito de aprovechar el disfrute del paisaje natural, se dispuso una terraza que se abre paso en medio de la vegetación. Todo el proyecto fue realizado con módulos metálicos de 1.20m x 1.20m que al ser ensamblados entre sí funcionan como una retícula móvil con la que se puede jugar dependiendo de las necesidades del cliente.

MAPA / Studio Paralelo, Refugio Sao Chico (2007). ©Eduardo Aigner

 

MIMA House (2011), de MIMA

A diferencia de otros proyectos aquí mencionados, MIMA House juega con la posibilidad de modificar el espacio interior y no sólo en términos de expansión. Cuenta con una configuración interior realizada mediante paneles ligeros que permiten ser cambiados de lugar, removidos o agregados según sea el caso. Así, aunque el diseño principal funciona como un loft casi completamente abierto que ofrece la sensación de estar dentro de un lugar espacioso, también puede convertirse en una serie de cuartos privados que comparten baño y cocina.

Con una clara influencia modernista, el proyecto apuesta por una vivienda flexible de bajo costo que destaca por su diseño y detalles de construcción. ¿La motivación de sus creadores? Responder a un sueño moderno que busca diseños limpios y sofisticados, con espacios abiertos y bien iluminados, a un costo similar al de un automóvil de tamaño mediano.

MIMA House (2011), de MIMA

 

HOMESTEADAT A-Z WEST (2014), de Andrea Zittel

Este proyecto nació de la necesidad de crear un refugio de muy bajo presupuesto para espacios en condiciones extremas. Para este prototipo, se tomó como base el desierto de California y propuso una construcción simple hecha de perfiles de aluminio estructural, techos de lámina y detalles de MDF comprimido. La base en simple consta de un espacio abierto, un baño y suplementos para cocina. Si bien estos módulos no son pensados para la vivienda común, la ligereza de sus materiales en combinación con su estructura ensamblada a través de soldadura se traduce en un espacio de fácil transporte y de fácil ejecución, al tiempo que es resistente y apto para sobrellevar altas temperaturas. Otra cualidad de este proyecto es la facilidad de adaptarse a prácticamente cualquier terreno.

Andrea Zittel, HOMESTEADAT A-Z WEST, (2014)

 

Casa de Carbón Positivo (2015), de Archiblox

Ubicada en Victoria, Canadá, esta vivienda cuenta con una de las estrategias más efectivas para la construcción amigable con el ambiente: su diseño es capaz de ventilarse e iluminarse de forma natural y su techo verde, además de permitir cosechar plantas comestibles, funciona como un aislamiento térmico para proteger la temperatura interior. Todos sus materiales de construcción son altamente reciclables y libres de VOC y formaldehídos.

El espacio incluye una habitación con baño, un área común, una cocina con desayunador, un espacio de lavado y una serie de gabinetes modulares. Como característica adicional, es completamente modulable y cuenta con la posibilidad de expandirse dependiendo las necesidades del usuario. Además, es completamente móvil.

Casa de Carbón Positivo (2015), de ArchiBlox ©Tom Ross

 

Dwell Tiny House (2015), de MUJI + Konstantin Grcic, Naoto Fukasawa y Jasper Morrison

A finales de 2015, la marca de casas prefabricadas Muji lanzó una serie de tres casas concebidas por los reconocidos diseñadores Konstantin Grcic, Jasper Morrison y Naoto Fukasawa. Cada una posee características particulares, pero comparten materias primas: corcho, aluminio y madera.

La propuesta de Morrison fue pensada como una casa de fin de semana, su propósito era liberarse de la complejidades que suponen los edificios citadinos. La cabaña posee un cancel acristalado como entrada principal y ventanas rectangulares en dos de las cuatro caras de la construcción. La habitación principal cuenta con una chimenea, mientras que la cocina y el baño se encuentran en espacios separados. El diseño de Grcic presenta una planta reducida y abierta que se complementa con un segundo piso, con la idea de mantenerse dentro del metraje que no requiere permiso de construcción en Japón (país de origen de Muji). La propuesta es simple y cuenta con muros móviles interiores, una escalera de marinero que lleva al segundo piso y protecciones exteriores que funcionan como persianas. Sin embargo, carece de un baño y cocina bajo el entendido de que es un espacio que provee apenas lo necesario a un precio muy accesible. Por su parte, el proyecto de Naoto consta de un espacio habitacional hecho con madera negra y paneles acristalados que abren paso a una amplia habitación con chimenea y un baño de gran tamaño.

Casa prefabricada (2014), de MUJI & Naoto Fukasawa

 

The Stack (2015), de GLUCK

Es un edificio de departamentos de costo medio en Manhattan, que encontró una oportunidad para optimizar gastos a través de la construcción fuera de sitio. Con una altura de siete pisos, respeta su estructura modular, prefabricada con concreto, para ofrecer espacios diseñados de manera individual y listos para su uso. Aunque cada una de sus unidades es legible, se entretejen para conformar la estética general del edificio. A l interior, las distintas combinaciones entre los módulos proveen seguridad estructural, así como una diversa gama de diseños espaciales. Su naturaleza minimalista se hace presente a través de sus formas y colores que buscan una integración con la retícula urbana que le rodea.

The Stack (2015), de GLUCK+

 

 

Britespace (2016), de Avava

Britespace es una de las casas prefabricadas que más rápido ha ganado terreno en el área comercial. Con un sistema de ensamblaje que va de 4 a 6 semanas dependiendo del número de módulos solicitados, esta casa posee uno de los récords en tiempo de construcción. Pensada como una solución al problema de vivienda producido por desastres naturales, este proyecto ha mutado varias veces desde su concepción. El diseño más reciente busca reducir el consumo energético a través de paneles solares para la producción de electricidad, un sistema de calentamiento de agua solar, un colector de agua pluvial y aguas grises para reutilización y un sistema de calefacción eléctrico que se alimenta de la energía producida por la casa. Actualmente existen tres modelos que pueden ser adquiridos a partir de 60, 000 dólares. Su distribución es la de una casa-estudio completamente iluminada y ventilada de manera natural.

The Britespace (2016), de AVAVA Systems

 

Carmel Place (2016), de nARCHITECTS

El complejo recién construido contiene 55 departamentos estilo loft, así como una serie de amenidades que dotan a sus habitantes de servicios básicos como comida, medicinas y espacios recreativos. nARCHITECTS se encargó de diseñar espacios exteriores e interiores mediante un sistema capaz de replicarse y  se pensó como un microcosmos que diera una solución viable a los problemas de vivienda dentro de las grandes ciudades. La identidad del complejo enfatiza la construcción modular, al tiempo que celebra la belleza de la pequeña escala. El éxito de su método constructivo recae en la velocidad y eficiencia con la que fue hecho. Al estar ubicado dentro de una de las ciudades más grandes del mundo, la maniobra y construcción en el sitio representan un reto tanto para los trabajadores como para los proveedores de servicios. No obstante, su previa manufactura en una fábrica redujo en casi un 40% el tiempo de construcción y ensamble.

Gracias a su eficacia, bajo costo y adaptabilidad dentro de un entorno sobrepoblado, Carmel Place fue la ganadora del Adapt NYC 15, una iniciativa promovida durante la administración de Michael Bloomberg .

Carmel Place (My Micro NY), (2016), de n-ARCHITECTS

 

Koda (2016), de Kodasema

Koda es una vivienda construida completamente con materiales sustentables que, además de representar una alternativa costeable y ecológica, ofrecen un ambiente controlado y prácticamente hipoalergénico. El uso de sistemas inteligentes, como iluminación con LEDs, muros delgados pero completamente aislados, paneles solares y cristales templados, son esenciales para el funcionamiento de la vivienda. La arquitectura del espacio es delicada y busca sacar el máximo provecho de los 25m2 que la conforman. Un tapanco en un segundo nivel funciona como habitación privada: aunque no está rodeada por muros, queda completamente aislada de las áreas públicas.

El espacio puede funcionar como oficina, casa de campo, casa-habitación o estudio y también se puede ensamblar y desensamblar cuantas veces se desee, haciendo más sencilla la vida nómada contemporánea.

KODA (2016), de Kodasema

 

 

 

[7 septiembre 2016]

Lo más leído