/ 11
Op
Pokémon Go
Op
Jugadores de Pokémon Go en la Alameda Central de la Ciudad de México (2016). Foto de Cuartoscuro
Op
Jugadores de Pokémon Go en la Alameda Central de la Ciudad de México (2016). Foto de Cuartoscuro
Op
Jugadores de Pokémon Go en Central Park (16 de julio de 2016)
Op
Jugadores en el estadio de Yakarta, Indonesia. © Donny Fernando. Tomada del sitio web de The Jakarta Post
Op
Un Pokémon Go en la entrada del MoMA, Nueva York
Op
El Museo de Arte Contemporáneo Monterrey anuncia la presencia de "pokémones" en el lugar
Op
La Real Academia Española recibe consultas sobre cómo escribir el término "pokémones" correctamente
Op
Algunos usuarios de twitter expresan sus impresiones sobre Pokémon Go. Tomada del sitio web de attn:
Op
Algunos usuarios de twitter expresan sus impresiones sobre Pokémon Go. Tomada del sitio web de attn:
Op
Algunos usuarios de Tumblr expresan sus impresiones sobre Pokémon Go. Tomada del sitio web de attn:

Opinión: Pokémon Go es un happening de arte masivo y todos están invitados

agosto 02, 2016

Este ensayo fue originalmente publicado en Hyperallergic el 22 de julio de 2016 bajo el título Pokémon Go Is a Massive Art Happening and You’re All Invited y fue escrito por Haniya Rae. 

 

Han pasado dos semanas y hay 35 millones de resultados de búsquedas para Pokémon Go en Google y 9.5 millones de jugadores activos al día en Estados Unidos —lo que significa, en términos de usuarios, que el juego de realidad aumentada ya ha superado a su competidor más cercano, Candy Crush. Hay memes de Pokémon Go en abundancia y una serie de informes de grupos extraños de personas con sus teléfonos fuera, buscando marcadores especiales y lindas criaturas, en 35 países y contando. Se prevé que el número de usuarios diarios de la aplicación supere el de Twitterde alrededor de 140 millones de personas— y que pasen al menos 43 minutos al día en la aplicación. Es un fenómeno cultural, por decir lo menos, y también es un happening de arte.

Un happening, término acuñado por Allan Kaprow a finales de los años 50, trata de tener a un grupo de personas interactuando con su entorno y de eliminar cualquier límite organizacional entre ambos. En el teléfono se puede ver el mundo simple de Pokémon Go como un mapa de colores azul y verde brillante y cuadros morados que se pueden tocar con el dedo. Estos cuadros morados corresponden a cosas en el mundo real que se pueden visitar y experimentar por uno mismo. Es extremadamente personal, pero también universal, ya que puedes ser testigo de otros parados junto a ti, teniendo experiencias similares.

Las pequeñas criaturas que atrapas te hacen ver tonto, seguro —das golpecitos con tu dedo en la pantalla y estás parado en la mitad de la banqueta interrumpiendo el tránsito peatonal. Pero si tomamos prestada una cita de Kaprow, “el happening nos invita a dejar de lado por un momento las maneras apropiadas y participar totalmente en la naturaleza real del arte y la vida. Es un acto áspero y súbito, donde uno a menudo se siente ‘sucio’, y la suciedad, podemos empezar a notar, es también orgánica y fértil, y todo, incluyendo a los visitantes, puede crecer un poco en estas circunstancias”. No hay rima ni otra razón que la de la alegría del momento y la sensación de cómo la ocurrencia aleatoria puede cambiar todo, e inspira esperanza en la persona capturando al Pokémon.

Entre esas líneas, attn: informó recientemente que Pokémon Go estaba ayudando a las personas con depresión a salir de su zona de confort social y a salir al mundo real a unirse a las multitudes, a pesar de los sentimientos desagradables que esto pudiera traer. Un usuario mencionó que llevó a su perro de paseo mientras jugaba el juego y que fue su primera vez en el exterior en todo el verano. Otros afirmaron que, a pesar de que querían vomitar, estaban disfrutando lo “increíble” que era el juego.

Como otro ejemplo, el Chicago Tribune reportó que Pokémon Go ha desencadenado una serie de conexiones pérdidas en Craiglist —un sitio web de anuncios clasificados con secciones dedicadas al empleo, vivienda, contactos personales, ventas, entre otras. Un anuncio dice:

El atractivo de Pokémon no podría haber sido tan fuerte como la atracción que sentimos entre nosotros. Debe haber sido el destino, porque apenas mi corazón fue atravesado por una Pokeball de Cupido, los servidores se congelaron.

Ni la mala calidad de los servidores del juego, ni los errores de codificación pueden detener el afecto verdadero o la sensación de unión.

Si el libro más reciente de Virginia Heffernan’s, Magia y pérdida: el Internet como arte, tiene algo que añadir, gracias a los satélites y a la capacidad de conectarse con otros instantáneamente en línea, y ahora en línea y en el mundo real al mismo tiempo, hemos creado posiblemente la mayor obra de arte en la historia de la humanidad, una que no puede ser poseída o controlada, al menos no fácilmente. Una vez más, Kaprow: “Toda la situación es corrosiva, ni los patrones [del arte] ni los artistas comprenden su rol… y fuera de este malestar oculto viene un arte que todavía no ha nacido, apretado o meramente repetitivo y en el peor de los casos, chic” lo que probablemente significa que una vez que los anunciantes descubran cómo aprovecharse del mundo de Pokémon Go, éste morirá. Pero hasta entonces, el impacto social de un lugar tan fascinante que está fusionando tanto la esfera virtual como la física a un ritmo alarmante es enorme, y a pesar de su temprana torpeza, es un beneficio para todos.

 

Traducción del inglés de Tamara Ramírez.

Haniya Rae (@haniyarae) es escritora freelance con base en Brooklyn, Nueva York. Colabora regularmente con Architectural DigestGuernica Magazine.

Cn
Columna: Los monstruos que somos. Representaciones fantásticas de la violencia en el cine mexicano contemporáneo
Hipatia Argüero Mendoza
enero 24, 2018
Aq
Echoes of a Land: Pabellón de México en la Bienal de Arquitectura de Venecia. Entrevista con Gabriela Etchegaray
enero 26, 2018
Ar
Columna: Continuo/Discontinuo. Las ferias de arte
Daniel Montero
febrero 14, 2018
Ar
Agenda: Guía de actividades de la semana del arte
febrero 01, 2018
Ar
Lista: El reino de lo intangible. Ramas del arte digital
Javier Villaseñor V.
febrero 19, 2018
Cn
Lista: 6 películas para conocer la cuestión kurda
Andrés Arce
febrero 12, 2018
Ar
Reseña: Materia a punto del colapso. José Dávila en OMR
Javier Villaseñor V.
febrero 22, 2018
Aq
Destacado: La luz como material. El pabellón de Frida Escobedo para la Serpentine Gallery en Londres.
febrero 09, 2018
Ar
Lista: 7 momentos fundamentales de Cerith Wyn Evans
febrero 06, 2018
Cn
Reseña: Armonía. La música como lingua franca
Andrés Arce
enero 29, 2018
Vd
Oaxaca: Antiguos y nuevos sabores
enero 22, 2018
Ar
Columna: ¿Qué hacer?
Santiago Robles
enero 17, 2018
Ar
2018: Las exposiciones más esperadas del primer trimestre
Código
enero 02, 2018
Ar
Lo mejor de 2017: Los artistas opinan
diciembre 26, 2017
Cn
A la deriva entre puntos y líneas. Entrevista con Alexander Schellow
Martina Spataro
diciembre 20, 2017
Cn
Reseña: Star Wars: The Last Jedi y el final del mito
Edgar Rodríguez
diciembre 19, 2017
Cn
Lista: 7 documentales sobre el ejército en las calles
Magaly Olivera
diciembre 18, 2017
St
Ciudad de México: 5 creadores recomiendan sus lugares favoritos
diciembre 14, 2017
Ar
Lo que queda del año: 10 exposiciones para cerrar el 2017
Código
junio 30, 2017
Ar
Opinión: ¿Para qué sirven las escuelas de arte en la actualidad?
Plataforma Arte Educación
febrero 08, 2017
Cn
15 películas del siglo XXI que destacan por su fotografía
julio 25, 2016
Ar
Oaxaca: Visión e ideas
enero 29, 2018
Ar
La semiótica de los objetos. Entrevista con Rodolfo Díaz Cervantes
Javier Villaseñor V.
febrero 02, 2018
Ar
El arte no es un lugar para crear narrativas. Entrevista con Dahn Vō
María Minera
febrero 09, 2018
Ds
Rising Talents: El diseño joven italiano. Maison & Objet París
enero 30, 2018
Md
Destacado: F is for... The ring of the future. FENDI y el anillo del futuro.
febrero 06, 2018
Ar
Ensayo: El peso de la luz
Eugenio Tiselli
enero 31, 2018
Ds
Cecilie Manz, el carácter de la simpleza
enero 25, 2018
Lo más leído