/ 4
Ar
TRES Art Collective, (trans)formaciones residuales, 2017. Imagen cortesía de TRES.
Ar
TRES Art Collective, (trans)formaciones residuales, 2017. Imagen cortesía de TRES.
Ar
TRES Art Collective, (trans)formaciones residuales, 2017. Imagen cortesía de TRES.
Ar
Spread de Ubiquitous Trash –Hong Kong Edition, 2016. Imagen cortesía de Festina Publicaciones.

Pensar al residuo: TRES Art Collective

junio 09, 2017

El espacio público tiene múltiples maneras de dialogar con el arte. En el caso de TRES Art Collective, se convierte en el escenario de una investigación-acción en continuo andar. El colectivo TRES está conformado por Ilana Boltvinik, Mariana Mañón y Rodrigo Viñas. Desde su fundación en el 2009, su práctica artística se ha concentrado en explorar el espacio público a través de recorridos que sirven como puntos de partida para la generación de diversas preguntas, las cuales no buscan necesariamente una respuesta. En estos recorridos —inspirados en las derivas situacionistas—, es especialmente importante para TRES el concepto del residuo. Esto es, de la basura como evidencia o síntoma de otra cosa: residuos de prácticas, de identidades, de creencias —residuos incluso de posturas políticas. La basura como contenedor ya no de objetos de consumo, sino de información simbólica.

La recuperación de estos desechos para la reflexión artística ha tenido como resultado múltiples proyectos, cada uno con un aporte particular a la manera en la que pensamos a la basura. Uno de sus primeros proyectos, Archipiélago de olvidos, consistió en un proceso de investigación sobre las particularidades de los desechos. Tomando en cuenta no sólo los aspectos históricos de la basura —su recolección, su reutilización, su traslado—, sino los sociales, se llevó a cabo una clasificación-intervención en el espacio público. Después de recolectar la basura acumulada en las calles del Centro Histórico durante los primeros meses del 2009, se hizo una clasificación de acuerdo a sus materiales, misma que se instaló ante los ojos de los transeúntes. En el día de la puesta en escena, el colectivo dedicó nueve horas a la recolección de los desechos generados en tiempo real, mientras se marcaba con una estampa el lugar en la que cada residuo había sido encontrado. A cada hora correspondía un color de estampa, de manera que el mapeo mostrara no sólo la acumulación de basura en lugares específicos, sino también la temporalidad de cada desecho.

      Chicle y pega, por su parte, fue el producto de una residencia en Casa Vecina en 2012 durante la cual el colectivo llevó a cabo una extensiva investigación tomando como punto de partida a los chicles pegados en el pavimento de las calles del Centro Histórico de la Ciudad de México. En el proyecto se entrecruzaban la antropología, la ciencia, la etnografía y la arqueología, tanto en los métodos de recolección de los chicles como en el análisis-reflexión que surgió de la información que cada chicle contenía —sobre sus componentes químicos, sobre su antigüedad, sobre las prácticas que le rodean. Sobre sus particularidades dentro de las categorías de los residuos:

Una de las características más atractivas del chicle como basura es su permanencia en el espacio público. Su constitución lo convierte en el fósil urbano por excelencia, transfigurando la calle en una constelación de puntos opacos. A diferencia de otros desechos, el chicle es mucho más público. Debido a su esencia adherente no sigue el camino usual de otros desechos, sino que fija su posición en el lugar donde la gente lo tira.[i]

Las preguntas en torno al chicle pasan entonces de lo individual a lo colectivo. La acumulación de ciertos desechos, en ciertos espacios, nos habla de una colectividad que proviene ya no de las estructuras sociales, sino de los tránsitos en común. En este análisis transdisciplinar, TRES recolectó, más que chicles, información sobre los flujos urbanos, la contaminación medioambiental, y los usos y costumbres que rodean al consumo de estos pegajosos dulces.

 

Si bien los proyectos de TRES han ido cambiando a lo largo de los años, se ha mantenido el interés por la basura como símbolo y signo. Sus últimos proyectos, Ubiquitous Trash y (trans)formaciones residuales son el ejemplo de una práctica que se perfecciona con la acumulación de experiencia —o con la acumulación de residuos estudiados.

           Ubiquitous trash (2016) comenzó con la recolección de objetos provenientes de los desechos sólidos en Hong Kong y el registro de los mismos a través de las herramientas tradicionales de la investigación de campo. Inspirado en El museo de la inocencia de Orhan Pamuk, el proyecto se formuló como «una clasificación botánica del desperdicio desde una perspectiva poética y multidisciplinaria».[ii] Dicha clasificación, complementada con una extensiva investigación basada en modelos como el arts-based research, se materializó en un libro homónimo, Ubiquitous Trash —Hong Kong Edition,[iii] publicado por la editorial independiente Festina Publicaciones. La segunda parte del proyecto, Ubiquitous Trash: Australia Edition, está aún en proceso.

Por su lado, (trans)formaciones residuales se llevó a cabo a manera de un laboratorio de investigación artística en conjunto con estudiantes de la Universidad del Claustro de Sor Juana. A partir de los desechos recolectados por TRES en sus recorridos entre el 2009 y el 2016, se tejieron colectivamente las redes entrecruzadas que unen a las similitudes entre las basuras de México, Australia y Hong Kong —similitudes antropológicas y químicas. El trabajo del laboratorio se convirtió después en un ejercicio curatorial que tuvo como producto final una exhibición que se construyó «como un mapeo que posibilita múltiples recorridos, que develan diferentes entrecruces y lecturas de orden geográfico, disciplinar o conceptual».[iv] (trans)formaciones residuales podrá visitarse hasta el 8 de julio del 2017 en el Foro R-38 de la misma universidad.

_________________

[i] TRES Art Collective, «Chicle y pega», http://www.tresartcollective.com/CHICLE-Y-PEGA-2012 (consultado el 8 de junio del 2017).

[ii] TRES Art Collective, «Ubiquitous Trash: Hong Kong Edition», http://www.tresartcollective.com/UBIQUITOUS-TRASH-HONG-KONG-EDITION-2016 (consultado el 8 de junio del 2017).

[iii] A la venta en librerías y en Kichink: https://www.kichink.com/buy/1130920/festina/ubiquitous-trash-hong-kong-edition

[iv] Resumen de la exposición (trans)formaciones residuales, 3 de mayo del 2017.


Elena Coll es lectora, editora y poco más. Bokononista, investigadora frustrada y madre adoptiva de una parvada.

[9 de junio del 2017]

Cn
A la deriva entre puntos y líneas. Entrevista con Alexander Schellow
Martina Spataro
diciembre 20, 2017
Ar
2018: Las exposiciones más esperadas del primer trimestre
Código
enero 02, 2018
Cn
Lista: 7 documentales sobre el ejército en las calles
Magaly Olivera
diciembre 18, 2017
Cn
Reseña: Star Wars: The Last Jedi y el final del mito
Edgar Rodríguez
diciembre 19, 2017
Ar
Lo mejor de 2017: Los artistas opinan
diciembre 26, 2017
St
Ciudad de México: 5 creadores recomiendan sus lugares favoritos
diciembre 14, 2017
Ar
Lo que queda del año: 10 exposiciones para cerrar el 2017
Código
junio 30, 2017
Ar
Opinión: ¿Para qué sirven las escuelas de arte en la actualidad?
Plataforma Arte Educación
febrero 08, 2017
Cn
15 películas del siglo XXI que destacan por su fotografía
julio 25, 2016
Ds
CDMX: 10 tiendas de diseño que debes conocer
Código
diciembre 20, 2017
Ar
Destacado: Terrence Zhang, fotógrafo de arquitectura
Nydia Valerio
diciembre 22, 2017
Aq
Lo mejor de 2017: Arquitectura y diseño
diciembre 27, 2017
Aq
Columna: Santa Fe a La Mexicana
Juan José Kochen
enero 10, 2018
Cn
Reseña: El espejo opaco. Cuarta temporada de Black Mirror
Rodrigo Pérez-Grovas
enero 05, 2018
Ar
Lista: CDMX, 10 espacios culturales imperdibles
Código
diciembre 18, 2017
Ar
El 2018 en arte: las exposiciones internacionales
Código
enero 08, 2018
Ar
Columna: La imposibilidad de matar al padre
Daniel Montero
diciembre 20, 2017
Ar
Destacado: Paz Errázuriz en el Museo Amparo
Código
diciembre 27, 2017
Lo más leído