/ 19
Op
Zona Metropolitana del Valle de México despejada el 10 de marzo de 2016
Op
Zona Metropolitana del Valle de México despejada el 10 de marzo de 2016
Op
Zona Metropolitana del Valle de México despejada el 10 de marzo de 2016
Op
Contingencia ambiental en la Zona Metropolitana del Valle de México en 2016
Op
Contingencia ambiental en la Zona Metropolitana del Valle de México en 2016
Op
Contingencia ambiental en la Zona Metropolitana del Valle de México en 2016
Op
Contingencia ambiental en la Zona Metropolitana del Valle de México en 2016
Op
Contingencia ambiental en la Zona Metropolitana del Valle de México en 2016. © Reuters
Op
Contingencia ambiental en la Zona Metropolitana del Valle de México en 2016
Op
Contingencia ambiental en la Zona Metropolitana del Valle de México en 2016
Op
Primer día de Hoy No Circula. © Fernando Ramírez. Tomada del sitio web de El Universal
Op
Tránsito vehicular en la Ciudad de México
Op
Sistema de Transporte Colectivo Metro en contingencia ambiental de la Ciudad de México en 2016
Op
Hoy No Circula
Op
Ciclovía en Nuevo León, colonia Condesa. © Diego Pereyra
Op
Impuesto de congestión en Estocolmo
Op
Impuesto de congestión en Londres
Op
Impuesto de congestión en Singapur
Op
Ciclovía en Copenhague

Opinión: Contaminación CDMX. ¿Qué hacer para generar un cambio? Tres especialistas opinan

abril 14, 2016

 

La complejidad de una ciudad se insinúa en su planificación y ordenamiento; y, en su eventual proyección, diseño y modificación del entorno para el hábitat humano. Considerando que el ser humano contempla distintas necesidades para edificar su entorno, cabría preguntar, ¿qué ha pasado en la ciudad de México para que sus habitantes vivan en un ambiente contaminado?

El último mes la Ciudad de México ha vivido la peor calidad del aire en 14 años; las distancias que en promedio se recorren al día en la ciudad (en el medio de transporte que sea), los hábitos de vida, la distribución de las zonas económicas, así como la centralización e inadecuada distribución de servicios en la ciudad, han dado lugar a una disminución en la calidad de vida de sus habitantes.

Considerando los altos niveles de contaminantes en el aire y medidas que se han tomado, desde el gobierno, para atenuar estos, Código entrevistó a tres especialistas en la materia, para conocer su opinión y escuchar sus propuestas:

 

1.

C: Las medidas de las prefase y fase I de contingencia ambiental pretenden “volver a la normalidad” implementando medidas temporales. Si bien no existen soluciones mágicas a corto plazo, menciona cuáles crees que son las más urgentes y que deben ser implementadas desde el gobierno. 

 

Xavier Treviño

Actualmente es director de Céntrico, un espacio de proyectos de movilidad sustentable: calles completas, zonas verdes, zonas 30, gestión de la demanda, movilidad en bicicleta, movilidad peatonal, entre otros. Se ha especializado en políticas públicas locales, regulación urbana y de transporte, gestión de espacios públicos y movilidad no motorizada. Estudió física en la Universidad Nacional Autónoma de México; es maestro en Desarrollo Urbano por El Colegio de México y tiene un posgrado en Gestión del territorio: urbanismo, infraestructuras y medio ambiente, por la Universidat Oberta de Catalunya.

1. El Hoy No Circula es un programa ambiental que como la verificación vehicular, ha sido exitoso en reducir los niveles más importante de contaminantes (como monóxido de carbono, óxidos de nitrógeno y partículas suspendidas), pero no ha impedido que los niveles de congestión y tiempos de recorrido se disparen. Todos los años entran en circulación unos 250 mil vehículos en la zona metropolitana.

La medida más importante es el diseño e implementación (¡sobre todo la implementación!) de un plan de gestión de movilidad, que regularía, controlaría y compensaría el uso del automóvil para que pasen tres cosas:

  1. Reducir el uso de cada auto de manera que los niveles de congestión bajen;
  2. cobrar más por el uso del auto y generar recursos para inversión en transporte público y movilidad no motorizada; y
  3. promover el uso del transporte público, caminar y el uso de la bicicleta.

Las medidas que se tendrían que implementar son:

  1. Dedicar carriles de circulación en vías primarias para transporte público y bicicletas;
  2. rediseñar cruces, mejorar banquetas y eliminar barreras viales para la movilidad a pie;
  3. establecer tarifas por km recorrido para los usuarios del auto a través de un impuesto más a la gasolina, peajes en vías de acceso controlado y cobro por ingreso a la zona central de la ciudad;
  4. instituir límites máximos de construcción de cajones de estacionamiento en especial en áreas con servicio de transporte masivo, regular el estacionamiento en vía pública y liberar las tarifas de estacionamientos públicos para ajustarse a la demanda;
  5. optimizar la cobertura y calidad del transporte masivo (metro, tren y metrobús): para que todos vivan al menos a 800 metros de una estación; y
  6. instaurar controles fuertes para la emisión de licencias de conducir, registro de vehículos, seguro de responsabilidad civil, y en general aplicar las normas de tránsito de manera más efectiva.

 

Bernardo Baranda

Director en ITDP Latinoamérica; ciclista cotidiano y usuario del transporte público por gusto y convicción. Ha desarrollado su carrera profesional en el tema de movilidad urbana sustentable desde 2001. Es Ingeniero Civil por la Universidad Nacional Autónoma de México; y maestro en Ingeniería del Transporte por IHE-TU en Delft, Holanda; y en Administración e Implementación de Proyectos de Desarrollo, por la Universidad de Manchester, en Reino Unido. Actualmente es el coordinador del Módulo de Transporte de la Maestría “Gestión Creativa y Transformación de la Ciudad” impartida por la Universidad Iberoamericana en conjunto con la Universidad Politécnica de Cataluña.

1. Desde luego, invertirle mucho más a un transporte público de calidad; de una manera coordinada entre la Ciudad de México y el Estado de México. Necesitamos muchas más líneas de metroBús y mexibús, así como ampliaciones al metro y eventualmente tener un sistema integrado.

Simultáneamente, además de hacer más estrictas las normas y verificaciones vehiculares, debemos comenzar a buscar esquemas para desalentar el uso del auto como puede ser reducir el estacionamiento en zonas centrales y/o cobrar para hacerlo a través de parquímetros. También plantear cargos por congestión y cambiar el reglamento de construcción para establecer un máximo de cajones de  estacionamiento en nuevas edificaciones.

Los recursos que se obtenga por estas medidas se deben invertir en el Transporte Público.

 

Juan Carlos Cano

Es arquitecto y profesor de la Universidad Iberoamericana. Trabaja en el despacho Cano-Vera Arquitectura; y es editor de Mangos de Hacha. Ha publicado dos libros de poesía: Clemson y Umpire, y un libro acerca de la historia de San Ángel.

1. En ocasiones no hay que darle muchas vueltas al análisis de ciertos asuntos: la contaminación en la Ciudad de México ha aumentado. Si bien no hemos regresado a los niveles de contaminación de la década de 1990, los niveles de ozono y de partículas finas contaminantes se incrementan año con año. Es un hecho. Me gustaría ser simplista y echarle la culpa al gobierno. Sí, fue un error dejar que los automóviles más viejos volvieran a entrar en circulación sin incrementar los límites permisibles en las verificaciones periódicas y sin tomar medidas vigorosas para desaparecer la corrupción en los verificentros. Sí, el transporte público necesita un reordenamiento urgente, tener controles más rigurosos de contaminantes, renovar flotillas, rediseñar rutas, organizar flujos vehiculares e implantar paradas fijas, mejorar el servicio y dar más seguridad a los usuarios. Sí, el metro, de ser un sistema eficiente y hasta ejemplar, ha decaído notoriamente, en medio de politiquerías, y se ha convertido en un medio de transporte sobresaturado a horas pico y con flujos cada vez más irregulares. Sí, debe haber todavía más regulaciones y controles para camiones de carga y servicios, y para las industrias contaminantes que siguen activas en el Valle de México.

Es necesario exigir todo esto, sin embargo, en este caso, la responsabilidad ciudadana debe ser mayor. Los automóviles privados son los que producen el mayor porcentaje de contaminación en la Ciudad de México. Eso también es un hecho. Y es que es imposible dejar de pensar que más de 20 millones de personas convivimos (es un decir) en un mismo territorio. La civilización con excesos demográficos casi se podría definir como una barbarie. Somos nosotros, los bárbaros, los que debemos tener iniciativas propias para que esto más o menos funcione. Un porcentaje significativo de ciudadanos (me incluyo) nos transportamos en vehículos privados, muchas veces solos, para realizar nuestras actividades cotidianas en trayectos largos y cortos. Es realmente absurdo. Incluso, en situaciones de contingencia ambiental, el hecho de reclamar el derecho a seguir transportándose de la misma manera, me parece poco cívico, poco solidario.

Por eso las quejas airadas en contra de medidas de emergencia como el Hoy No Circula más que reclamos al gobierno deberían ser una mirada en el espejo, un ejercicio de crítica y autocrítica ciudadana. ¿Qué parte de la responsabilidad le toca al gobierno? ¿Qué cambios debemos hacer los ciudadanos, no sólo en emergencias, sino en nuestras rutinas diarias? ¿Por qué no dejar de utilizar el automóvil voluntariamente no uno sino todos los días de la semana que sea posible? Incluso nos podemos meter en terrenos más espinosos: ¿Por qué no exigir que las gasolinas que se venden en México tengan una mejor calidad? ¿Por qué no poner el ojo en la industria automotriz y tener leyes mucho más estrictas en cuanto a la fabricación de vehículos con un mayor control de contaminantes? ¿Por qué no eliminar subsidios a esta misma industria? ¿Por qué no desincentivar el uso de vehículos particulares por medio de impuestos, áreas restringidas, estacionamientos caros y leyes de construcción que no fomenten los estacionamientos privados? En específico, como arquitecto, creo que nos toca, a los que ejercemos el oficio, dedicarnos a recomponer el espacio público, a mejorar la ciudad con intervenciones que fomenten la peatonalización y a reorganizar los flujos viales que no funcionan, a intentar promover que toda obra privada tenga la responsabilidad de mejorar áreas públicas contiguas, a redensificar las áreas urbanas de manera razonable.

 

 

2.

C: ¿Conoces algún caso en otra ciudad donde se haya implementado una medida de manera exitosa o notable? 

 

Xavier Treviño 

2. Las ciudades europeas han sido desde hace años un ejemplo de las medidas integrales para garantizar movilidad para todos en un contexto de alta motorización, el resultado es que muchos tienen auto pero no lo usan tanto.

  • Manhattan (Nueva York), Zúrich y París han limitado la construcción de cajones de estacionamiento en la ciudad central, reduciendo la posibilidad acceder en auto.
  • Londres, Estocolmo o Singapur han establecido tarifas para entrar a la zona central de la ciudad a través de cobros automáticos con sensores.
  • Tokio requiere demostrar que se tenga un cajón de estacionamiento para adquirir un auto.
  • Madrid tiene un sistema de regulación de estacionamiento en vía pública que promueve el estacionamiento de residentes y cobra el de visitantes.
  • Copenhague y Ámsterdam tienen redes de infraestructura ciclista que permiten que 3 de cada 10 viajes se hagan en bicicleta.

 

Bernardo Baranda

2. Londres tenía unos niveles de contaminación muy altos en los 60s, 70s y 80s haciendo todo lo descrito anteriormente, además de planear el crecimiento de la ciudad, logró revertir esta tendencia de manera notable.

 

Juan Carlos Cano

2. En este asunto de la contaminación, creo que todos somos responsables, pero también creo que es una situación reversible. Todo depende de qué tan dispuestos estemos a hacer un lado nuestra ancestral desidia. Por último dos ligas: la del Air Quality Index http://aqicn.org donde se puede ver en tiempo real la contaminación en cientos de ciudades de todo el mundo, interesante como elemento comparativo, y otro, un artículo del Centro Mario Molina http://centromariomolina.org/mejorar-la-calidad-del-aire-en-el-valle-de-mexico-es-urgente-y-un-gran-reto-para-la-sociedad/ aparecido en febrero de 2016, justo antes de la actual contingencia. Suscribo en su totalidad el análisis y todas las recomendaciones que ahí se mencionan.

 

Cn
A la deriva entre puntos y líneas. Entrevista con Alexander Schellow
Martina Spataro
diciembre 20, 2017
Ar
2018: Las exposiciones más esperadas del primer trimestre
Código
enero 02, 2018
Cn
Lista: 7 documentales sobre el ejército en las calles
Magaly Olivera
diciembre 18, 2017
Cn
Reseña: Star Wars: The Last Jedi y el final del mito
Edgar Rodríguez
diciembre 19, 2017
Ar
Lo mejor de 2017: Los artistas opinan
diciembre 26, 2017
St
Ciudad de México: 5 creadores recomiendan sus lugares favoritos
diciembre 14, 2017
Ar
Lo que queda del año: 10 exposiciones para cerrar el 2017
Código
junio 30, 2017
Ar
Opinión: ¿Para qué sirven las escuelas de arte en la actualidad?
Plataforma Arte Educación
febrero 08, 2017
Cn
15 películas del siglo XXI que destacan por su fotografía
julio 25, 2016
Ds
CDMX: 10 tiendas de diseño que debes conocer
Código
diciembre 20, 2017
Ar
Destacado: Terrence Zhang, fotógrafo de arquitectura
Nydia Valerio
diciembre 22, 2017
Aq
Lo mejor de 2017: Arquitectura y diseño
diciembre 27, 2017
Aq
Columna: Santa Fe a La Mexicana
Juan José Kochen
enero 10, 2018
Cn
Reseña: El espejo opaco. Cuarta temporada de Black Mirror
Rodrigo Pérez-Grovas
enero 05, 2018
Ar
Lista: CDMX, 10 espacios culturales imperdibles
Código
diciembre 18, 2017
Ar
El 2018 en arte: las exposiciones internacionales
Código
enero 08, 2018
Ar
Columna: La imposibilidad de matar al padre
Daniel Montero
diciembre 20, 2017
Ar
Destacado: Paz Errázuriz en el Museo Amparo
Código
diciembre 27, 2017
Lo más leído