/ 4
Op
Clément Rodzielski, The Body Argument (2012)
Op
Jason Paris, Statues en el Museo de Arte Contemporáneo de Zagreb (2011)
Op
Antony Gormley, Domain Field (2003)
Op

Opinión: Autocríticas pequeñas y posibilidades. SITAC XIII. Nadie es inocente

abril 28, 2016

Salvo que mediara mucha ingenuidad, no se puede dejar escapar el hecho de que las últimas ediciones del SITAC han sido engullidas por el bluf y el networking propio de este tipo de eventos, demeritando los contenidos. El foro no conseguía constituir ni una plataforma de análisis de la escena artística del país, ni un espacio de discusión sobre el arte desde la teoría. Así, este año, el equipo organizador apostó por la modificación de su formato y decidió trabajar en tres fases: la primera, una serie de conferencias a cargo de tres coordinadores —para eliminar un congreso de autor—; la segunda, denominada Nodos, de vinculación y trabajo entre iniciativas, grupos e interesados; y la tercera, de presentación pública de lo realizado en y a través de los diferentes momentos.

Esta apuesta puede recibirse con una mezcla de incredulidad y gusto. Sería una verdadera pena que se perdiera una de las pocas posibilidades para pensar en conjunto y más si la pérdida se da de propia mano. Pero vale la pena preguntarse si basta con modificar la forma para incidir de fondo, tomando en cuenta que el problema no se reduce a la organización de un congreso, sino que se refiere a un sector profesional con una buena carga de cobardía intelectual.

La articulación temática del SITAC respondió a la coyuntura institucional del país: la emergencia de una Secretaría de Cultura en un contexto donde las políticas públicas tienden a la precarización, bajo los parámetros de un modelo neoliberal. La escisión de la coordinación tuvo entre sus aspectos positivos la pluralidad; entre los negativos, la debilidad argumental. Las participaciones fueron dispares, recurriendo a viejas inercias (convocando nombres llamativos, aunque no tan pertinentes para el tema, como Boris Groys o George Yudice) o a tomar retóricas fáciles antes que fundamentadas. El SITAC permitió dejar constancia pública del estado de las cosas, incluyendo el de nuestro nivel de discusión. No es un panorama agradable.

El quid estará en los Nodos. Vale la pena preguntar: ¿cuánta disposición tenemos para trabajar más allá de egos, intereses particulares y disensos?

Brenda Caro Cocotle es licenciada en Lengua y Literatura Hispánicas, maestra en Museos y Doctora en Museum Studies por la Universidad de Leicester.

Lo más leído