/ 1
Op

Opinión: Arquitectura del enclave-implante —La imposición del pragmatismo en México

agosto 27, 2013

Recientemente se han anunciado en México proyectos ostentosos de arquitectos internacionalmente reconocidos, entre ellos Herzog & De Meuron, Tadao Ando, César Pelli o David Chipperfield. Pero ¿qué representa para nuestro territorio esta clase de “planeación” más espectacular que orgánica?


El término planeación urbana es el más repetido y el menos aplicado en la historia de la ciudad de México desde por lo menos setenta años atrás, cuando Hannes Meyer señaló la urgencia de ordenar el crecimiento de la capital mexicana, cuya densidad poblacional era céntrica y la amplitud constructora comenzaba a desbordarse hacia el poniente.

No deja de ser inquietante el desastre originado entre el llamado a la racionalidad de aquel protagonista de la Bauhaus y el arribo actual de los proyectos y obras de varios integrantes del star system arquitectónico internacional en el país: Herzog & De Meuron, Tadao Ando, David Chipperfield, quizá Toyo Ito e incluso César Pelli.

La tesis para explicar dicha adversidad urbanístico-arquitectónica sería que se trata del triunfo del pragmatismo sobre la prospección. Mientras que el pragmatismo, basado en el presente, reside en la situación capital-renta-temporalidad restricta, la prospección mira hacia el futuro y se interesa en la inversión-renta-temporalidad abierta.

El resultado del pragmatismo, cuyo modelo ha triunfado una y otra vez en México, es la imposición cíclica del enclave-implante en el territorio urbano. Esta imposición tiene tres características: es irregular, combinada y cosmética.

La palabra enclave refiere a un territorio incluido en otro con diferentes características políticas, administrativas, geográficas y culturales. A su vez, implante alude al aparato, prótesis o sustancia que se coloca en un cuerpo para mejorar alguna de sus funciones o su estética.

Si bien en México han existido enclaves-implantes que en principio planificaron el interior y el exterior de sus funciones, el pragmatismo generalizado de las políticas públicas los redujo a dos resultados: o son aciertos parciales o son fracasos contundentes y seculares. Ejemplos: Jardines del Pedregal de San Ángel (1949), Ciudad Universitaria (1950) y Ciudad Satélite (1954).

Los enclaves-implantes urbanístico-arquitectónicos en México han sido tan disfuncionales como emblemáticos. La explicación convencional de este fenómeno supone que la prospectiva desmerece ante el pragmatismo que determinó el crecimiento y las inversiones inmobiliarias del país. Por otra parte, los enclaves-implantes ofrecen un efecto de modernización.

En la actualidad, brindan dosis de ultra-contemporaneidad a través del  espacio/tiempo de la globalización que es simultáneo, ubicuo, sistémico y productivo, e incluye el tiempo histórico-local y la noción de “tiempo real” de las Nuevas Tecnologías de la Información y la Comunicación, Internet y el uso del inglés como lengua franca.

Los rascacielos de la ciudad de México son ilustrativos: en lugar de ordenar el desarrollo urbano, han sido mojoneras que reflejan el choque entre el pragmatismo y la prospección. O bien resaltan como túmulos en una urbe a-ruinada —como lo muestran la Torre Latinoamericana, la Torre Nonoalco-Tlatelolco, la Torre Pemex o el World Trade Center.

Estos enclaves-implantes han cumplido sus objetivos reales y simbólicos de una u otra forma, pero en el contexto urbano y con el paso del tiempo acentúan su condición desigual, combinada y cosmética. Son yuxtaposiciones estructurales en el territorio metropolitano, un discurso anómalo.

Bajo tal impulso, la planeación se concreta y la perspectiva integral de acción se fragmenta, lo que produce una repetición del enclave-implante. La urbe a-ruinada se contempla en el espejo de sus determinaciones.


Para leer el ensayo completo, donde Sergio González Rodríguez analiza los proyectos de Herzog & de Meuron, Tadao Ando, David Chipperfield, Toyo Ito y César Pelli en México, busca Código 76.


Especial de Arquitectura joven en México

01. Opinión: Arquitectura del enclave-implante —La imposición del pragmatismo en México
02. Entrevista con el estudio Macías-Peredo
03. Arquitectura sin complacencias: Entrevista con Alejandro Hernández
04. Entrevista con Juan Carral

05. Entrevista con Estudio MMX
06. 10 despachos jóvenes de Arquitectura en México


[27 de agosto de 2013]

Cn
A la deriva entre puntos y líneas. Entrevista con Alexander Schellow
Martina Spataro
diciembre 20, 2017
Ar
2018: Las exposiciones más esperadas del primer trimestre
Código
enero 02, 2018
Cn
Reseña: Star Wars: The Last Jedi y el final del mito
Edgar Rodríguez
diciembre 19, 2017
Ar
Columna: ¿Qué hacer?
Santiago Robles
enero 17, 2018
Ar
Lo mejor de 2017: Los artistas opinan
diciembre 26, 2017
Cn
Lista: 7 documentales sobre el ejército en las calles
Magaly Olivera
diciembre 18, 2017
St
Ciudad de México: 5 creadores recomiendan sus lugares favoritos
diciembre 14, 2017
Ar
Lo que queda del año: 10 exposiciones para cerrar el 2017
Código
junio 30, 2017
Ar
Opinión: ¿Para qué sirven las escuelas de arte en la actualidad?
Plataforma Arte Educación
febrero 08, 2017
Cn
15 películas del siglo XXI que destacan por su fotografía
julio 25, 2016
Ds
CDMX: 10 tiendas de diseño que debes conocer
Código
diciembre 20, 2017
Ar
Destacado: Terrence Zhang, fotógrafo de arquitectura
Nydia Valerio
diciembre 22, 2017
Aq
Lo mejor de 2017: Arquitectura y diseño
diciembre 27, 2017
Aq
Columna: Santa Fe a La Mexicana
Juan José Kochen
enero 10, 2018
Cn
Reseña: El espejo opaco. Cuarta temporada de Black Mirror
Rodrigo Pérez-Grovas
enero 05, 2018
Ar
El 2018 en arte: las exposiciones internacionales
Código
enero 08, 2018
Ar
Columna: La imposibilidad de matar al padre
Daniel Montero
diciembre 20, 2017
Ar
Destacado: Paz Errázuriz en el Museo Amparo
Código
diciembre 27, 2017
Cn
Reseña: Una bella luz interior: El mito del amor romántico
Luis M. Rivera
diciembre 19, 2017
Ar
Video: Los esenciales de Oaxaca
enero 15, 2018
Lo más leído