/ 10
Ar
Ausín Sainz, La infanta Cristina (2014)
Ar
Ausín Sainz, Mariano Rajoy y Luis Bárcenas (2014)
Ar
Yoshua Okón, fotograma de Freedom Fries: Naturaleza muerta (2014). Cortesía del artista
Ar
Paul McCarthy, Tree (2014). Vía The Independient
Ar
Tania Bruguera, El Susurro de Tatlin (Versión para la Habana) (2014). Tomada del sitio web de la artista
Ar
Tania Bruguera, El Susurro de Tatlin (Versión para la Habana) (2014). Tomada del sitio web de la artista
Ar
Tania Bruguera, El Susurro de Tatlin (Versión para la Habana) (2014). Tomada del sitio web de la artista
Ar
Hermann Nitsch. Vía fundacionjumex.org
Ar
Hermann Nitsch. Vía fundacionjumex.org
Ar
Hermann Nitsch

Negar el encuentro: obras censuradas o sus variantes

Abril 01, 2015

El encuentro entre obra y espectador es el principio de una discusión en público que sucede en distintos frentes, niveles y momentos. Aunque se piense que el arte interesa apenas a su propio medio, existe en las obras un potencial activador que hace que, eventualmente, algunas voces busquen impedir que el encuentro suceda. Es decir, que una obra salga de una muestra o que una exposición acabe por no presentarse.

Lo que se pierde con ello es la posibilidad de la discusión, del disenso, del intercambio. Con el debate sobre la censura vienen las argucias del lenguaje, como si hubiera un formulario para determinar un tipo puro de esta clase de reprobación y los otros fueran más bien traspiés, titubeos o siempre otra cosa. Pero si el fundamento de la censura es la decisión unilateral que determina que los otros no puedan acceder a determinado contenido, entonces no sobra pensar en sus variantes más discretas: los que hacen el camino más sencillo a quienes tienen en su agenda limitar las divergencias, los que se autocensura, los que ceden a las presiones externas…

Después del polémico episodio del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (MACBA), que culminó con la renuncia de su director y el despido de cuatro miembros del equipo, o de la inesperada cancelación de la exposición de Hermann Nitsch en el Museo Jumex, se hace ineludible una reflexión sobre la libertad de contenidos en los museos. ¿Cómo los aspectos políticos o económicos pueden determinar decisiones sobre lo exhibido? Si el arte contemporáneo es un espacio donde la crítica es una constante, ¿qué hay en aquellas obras que activan mecanismos censores?

Los siguientes casos, ordenados cronológicamente, han atravesado por los mecanismos de censura en el último año. Las decisiones sobre mostrar o no estas obras evidencian cómo el arte, mas allá de los aspecto administrativos, plantea una verdadera disputa por el sentido.

 

No apta para todos los públicos, de Ausín Sáinz

Febrero de 2014. Salamanca, España. Tres días antes de inaugurar su exposición, con el montaje realizado, las obras del artista Ausín Sáinz fueron retiradas del edificio Julián Sánchez El Charro, del Ayuntamiento de Salamanca. La razón: sus pinturas en las que aparecían el presidente de España, Mariano Rajoy, así como la infanta Cristina, con excrementos sobre la cabeza. El gobierno local anunció que la causa de la decisión fueron las imágenes inadecuadas para el público del espacio, fundamentalmente familiar.

Ausín-Sáinz-No-apto-para-todos-los-públicos-Raojy-Bárcenas

 

El siguiente video muestra al artista en la calle con sus obras:

 

Freedom Fries: Naturaleza muerta, de Yoshua Okón

Londres, mayo de 2014. Con el argumento de que la obra no era “adecuada para el espacio”, la galería Tin Tabernacle decidió no incluir la obra de Yoshua Okón Freedom Fries: Naturaleza muerta (2014) en la exposición Embracing the Present. Contemporary Mexican Art [Ver Código 82]. Para la galería el problema radicó en mostrar el cuerpo semidesnudo de una mujer con obesidad, recostada sobre una mesa en una sucursal de McDonald’s mientras un empleado limpia una ventana al fondo con el logo de la empresa.

El curador de la muestra, Javier Calderón, ofreció al artista la posibilidad de reemplazar la obra. Sin embargo, la respuesta de Okón fue negativa. Para Freedom Fries el artista convención a un gerente y a una clienta para usar el restaurante como escenario; en ella se busca mostrar el cuerpo como una evidencia física del sistema neoliberal y de la que hemos perdido el control.

 

—Tree, de Paul McCarthy

Octubre de 2014. París, Francia. En el contexto de la Feria Internacional de Arte Contemporáneo de París (FIAC), Paul McCarthy montó en la plaza Vendôme la escultura inflable Tree, cuya forma semejaba la silueta de un consolador anal. Durante la instalación el artista estadounidense fue agredido, y el resultado provocó la animadversión de políticos y grupos religiosos. Más tarde la escultura fue desinflada cuando, sospechosamente, los cables del suministro eléctrico fueron cortados. Pese a tener el apoyo de las autoridades locales, McCarthy se negó a repetir el montaje y a participar de esa disputa.

INDEPENDENT

 

El Susurro de Tatlin (Versión para la Habana), de Tania Bruguera

Diciembre de 2014. La Habana, Cuba. Tras el anuncio del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Cuba, el 17 de diciembre de 2014, la artista Tania Bruguera convocó a una nueva versión para la Habana de su performance El Susurro de Tatlin —originalmente realizado en 2009— en el que ofrecía micrófono abierto y un minuto libre de censura a los participantes.

La nueva acción ya no se realizaría en el Centro Wilfredo Lam, institución encargada de organizar la Bienal de La Habana, sino en la emblemática Plaza de la Revolución. El performance no llegó a realizarse: la artista (junto con un grupo de asistentes) fue detenida y acusada de resistencia y alteración del orden público. Aunque fue liberada en los días siguientes, los hostigamientos por parte del gobierno no han cesado.

 

—Hermann Nitsch, Museo Jumex.

Febrero de 2015. México DF. Pese a la cercanía de su inauguración, programada para el 26 de febrero, la muestra dedicada al artista Hermann Nitsch fue suspendida por el Museo Jumex. En un primer momento no se ofrecieron detalles sobre la decisión, pero se negó la posibilidad de que ésta respondiera a la petición de un grupo de activista que logró reunir, a través de Internet, 5 mil firmas para exigir que la muestra no se llevara a cabo por la mutilación y la exhibición de cadáveres de animales.

En días siguientes, la explicación oficial planteaba que la cancelación fue motivada por el momento que vive el país, marcado por la gran sensibilidad a las expresiones de violencia. Con la suspensión de la muestra, queda abierta la discusión sobre la determinación de los contenidos en espacios de exhibición privados.

aktion-135-hermann-nitsch-5

 

 


Christian Gómez es comunicólogo y estudiante de la maestría en Historia del Arte en la UNAM. Fue editor de arte de La Ciudad de Frente, participa en el programa de mediación artística de Fundación/Colección Jumex.


[1 de abril de 2015]

 

Lo más leído