/ 16
Ar
Luis Felipe Ortega. © Ximena del Valle para Código
Ar
Luis Felipe Ortega, Péndulos (2010)
Ar
Luis Felipe Ortega, Informe Sanitario (intransportable) (1991)
Ar
Luis Felipe Ortega, Doble Exposure (Expanded) (2013)
Ar
Luis Felipe Ortega, Horizonte Invertido (2010)
Ar
Luis Felipe Ortega, Seminario de investigación sobre la Universidad Desconocida (2011)
Ar
Jardín de Temístocles 44. Tomada del Catálogo de La era de la discrepancia
Ar
Luis Felipe Ortega, Seis palabras a la pared (1993)
Ar
Temístocles 44. Archivo visual del MUAC
Ar
Revista Casper, número 5 "Pacers" (1998)
Ar
Revista Casper, número 5 "Pacers" (1998)
Ar
Tania Candiani y Luis Felipe Ortega, Possessing Nature (2015). Vista de instalación. © Edgar Hernández
Ar
Tania Candiani y Luis Felipe Ortega, Possessing Nature (2015)
Ar
Tania Candiani y Luis Felipe Ortega, Possessing Nature (2015)
Ar
Luis Felipe Ortega, Before the horizon (2015). Turner / Marso
Ar
Luis Felipe Ortega, Before the horizon (2006)

Luis Felipe Ortega: 5 momentos entre el arte y la escritura

julio 18, 2016

A lo largo de más de dos décadas, Luis Felipe Ortega (Ciudad de México, 1966) ha creado un cuerpo de obra que transita entre el video, la instalación, la fotografía, la escultura, el dibujo y la escritura. Es parte de la llamada Generación de los 90, que impulsó el desarrollo del arte contemporáneo en México a través de una serie de estrategias independientes que subvertían las dinámicas oficiales que regían a las prácticas artísticas de aquella época. En ese contexto adoptó roles tan diversos como los del curador, crítico, gestor y productor, como lo hicieron la mayoría de los creadores de su generación.

Código repasa 5 momentos de la amplia trayectoria de unos de los artistas más relevantes del arte contemporáneo en México.

 

1. Artista – escritor (1990-)

Filósofo de formación, Luis Felipe Ortega ha desarrollado su proceso creativo en paralelo con un trabajo de escritura que no sólo ha complementado y acompañado a su obra, sino que ha contribuido a la profesionalización y el fortalecimiento de la crítica de arte en México. En un momento en el que el vacío profesional en el campo artístico de nuestro territorio se veía afectado a varios niveles, ¿quién o que escribía sobre arte? Al igual que varios artistas de su generación, Ortega asumió uno de los tantos roles que se carecían: el del escritor y crítico.

Aunque desde finales de los 80 comenzó a escribir, en 1990 arrancó con una columna en La Jornada Semanal en la que apuntaba sobre el acontecer del arte contemporáneo en el país, al tiempo que establecía referencias con el contexto de aquel entonces. Ortega ha escrito para múltiples catálogos de exhibición, libros y revistas como Tierra Adentro, La Tempestad, Luna Cornea y Código. Actualmente sus textos ofrecen una lectura imprescindible y valiosa para la historia del arte en México.

Seminario

 

2. Temístocles 44 (1993-95)

Cuando la escena del arte contemporáneo en México aún no tenía presencia en los circuitos oficiales como los museos, la crítica y las galerías, una generación de artistas apostó por el desarrollo de espacios independientes o alternativos que les permitieran enfocarse formas de arte y procesos creativos y de reflexión que se distanciaban de las prácticas convencionales. En este contexto se fundó Temístocles 44 en una antigua casa que llevaba el nombre de la calle y el número que la ubicaba en la colonia Condesa.

Junto con más de una decena de artistas emergentes, entre los que se encontraban Eduardo Abaroa, Abraham Cruzvillegas, Sofía Táboas, José Miguel González Casanova y Pablo Vargas Lugo, Luis Felipe Ortega participó activamente en este espacio cuyo principal objetivo era generar un punto de encuentro para el diálogo y la crítica. Con exposiciones que se realizaban específicamente in situ, Temístocles 44 forma parte de un precedente en las formas de trabajo autogestionado por artistas y es una de las iniciativas que impulsó el arte contemporáneo en México y dio visibilidad a obras que hablaban y miraban críticamente a su realidad.

La iniciativa también generó su propio boleto trimestral Alegría y una carpeta de grabados a la que llamaron Ediciones impecables, para poder asumir la manutención de la casa y el desarrollo de proyectos. Para Ortega, Temístocles 44 “era nuestro laboratorio, nuestro lugar de malformación”.

2. Seis palabras a la pared (1993)

 

3. Revista Casper (1998-2000)

Con una escena mucho más fortalecida, el final del siglo XX marcó en México la aparición de diferentes proyectos editoriales que comenzaban a interesarse por las diferentes formas de difusión del arte contemporáneo tanto en México como a nivel internacional. En 1998, junto con Daniel Guzmán, Gabriel Kuri y Damián Ortega, Luis Felipe Ortega fundó una revista – folleto (del tipo de un fanzine) que no tenía un nombre fijo pero a la que se le conoce popularmente con el nombre de su primer número “Casper”, que hacía referencia a su “existencia entre fantasmagórica y estereotipada”, según Eduardo Abaroa.

Los títulos de los número subsecuentes fueron titulados con palabras que combinaban de diferentes formas todas las letras de Casper. Así como su nombre, cada edición mostraba contenidos cambiantes: los colaboradores abordaban con textos la obra de artistas diversos, al tiempo que otros artistas diseñaban la portada, el cartel que acompañaba a cada número o realizaban proyectos especiales.

Revista Casper, número 5 "Pacers" (1998)

 

4. Pabellón de México en la 56 Bienal de Arte de Venecia (2015)

Bajo la curaduría de Karla Jasso, Possessing Nature representó la quinta participación de México con un pabellón nacional en la Bienal de Arte de Venecia. El proyecto se desarrolló a partir de una colaboración entre Luis Felipe Ortega y Tania Candiani que, más allá de reunir obras individuales de cada uno a manera de exposición, resultó en un diálogo guiado por la autonomía creativa.

El proyecto mostró una relación entre México y Venecia como ciudades anfibias que, a pesar de sus obvias diferencias, llevan en su historia un ideal de progreso similar. Tanto Ortega como Candiani se enfocaron en la naturaleza acuática de ambos territorios a través de una instalación que simulaba el flujo de un río.

4.POSSESSING-NATURE-41

 

5. Before the Horizon (2015)

Before the Horizon revisa los 20 años de trabajo de Luis Felipe Ortega a través de un recorrido por sus instalaciones y videos, así como por su trabajo de pensamiento y práctica colectiva. Publicado por Turner y Marso, el libro incluye textos de Alexis Salas y Sergio González Rodríguez. Si bien no se trata de su último gran proyecto, esta compilación resulta una referencia de primera obra para conocer, consultar y profundizar en el trabajo de uno de los artistas clave del arte en México.

5.Beforethehorizon

_
[19 de julio de 2016]

Lo más leído