/ 7
En
Jill Magid (Connecticut, 1973). Fotografía cortesía de la artista/Revista Código: Número 83
En
Jill Magid, The Proposal (detail) (2016). © Stefan Jaeggi. Imagen cortesía de la artista y de LABOR, Cd. México; Raebervonstenglin, Zurich; Untilthen, París
En
Jill Magid, The Exhumation (Still) (2016). Filmado por Jarred Alterman. Comisionado por Field of Visioin. Imagen cortesía de la artista y de LABOR, Cd. México; Raebervonstenglin, Zurich; Untilthen, París
En
Jill Magid, The Exhumation (Still) (2016). Filmado por Jarred Alterman. Comisionado por Field of Visioin. Imagen cortesía de la artista y de LABOR, Cd. México; Raebervonstenglin, Zurich; Untilthen, París
En
Jill Magid, Ex-Voto: Miracle of the Family (2016). Pintado por Daniel Vilchis. Imagen cortesía de la artista y de LABOR, Cd. México; Raebervonstenglin, Zurich; Untilthen, París
En
Luis Barragán. Tomada del Tumblr de townandcountrymag
En
Luis Barragán, Casa Gilardi (1976). Tomada de Wikimedia Commons

Luis Barragán convertido en anillo. Entrevista con Jill Magid

agosto 04, 2016

En 1995 el presidente de Vitra, Rolf Fehlbaum, compró el archivo profesional de Luis Barragán (Guadalajara, 1902 – Ciudad de México, 1988), incluyendo los derechos de su nombre y su obra, para ofrecerlos como regalo de compromiso a su entonces prometida Federica Zanco, actual directora de la Fundación Barragán. Desde entonces, el archivo ha permanecido cerrado al público y en estricto resguardo en las bodegas de la sede de la compañía de muebles en Suiza.

Atraída por el legado del arquitecto mexicano, Jill Magid (Connecticut, 1973) ha desarrollado el proyecto multimedia de largo plazo Los Archivos de Barragán con el que no sólo ha explorado las problemáticas inherentes a los derechos de autor y de propiedad intelectual, sino que también ha buscado unificar los archivos profesional y personal —con sede en México— de Barragán.

Como parte del proyecto, la artista presenta un nuevo capítulo que incluye un anillo de compromiso (The Proposal, 2016) con un diamante creado con las cenizas exhumadas de Luis Barragán, un video (The exhumation, 2016) y una serie de caballitos de plata —equivalentes a los 525 gramos de las cenizas utilizadas— creada a manera de ofrenda votiva.*

En esta entrevista con Código, Magid comparte el proceso legal y de producción que atravesó durante la creación de The Proposal, así como su propuesta para Federica Zanco.

  

— ¿Cómo fue el proceso de exhumación de los restos de Barragán y la realización del anillo? 

En 1988 Barragán fue enterrado en la tumba de su familia en el Panteón de Mezquitán en Guadalajara. En 2002 sus cenizas fueron exhumadas e inhumadas en La Rotonda de los Jaliscienses Ilustres, un monumento nacional donde se encuentran los restos de la gente más importante de Jalisco. En ese entonces, el sobrino de Barragán y patriarca de la familia, Hugo Barragán Hermosillo, firmó los documentos oficiales para trasladar la custodia de los restos de Barragán al gobierno de México.

Mi primer encuentro con Hugo fue en su oficina de Guadalajara. Viajé con mi galerista de LABOR, Pamela Echeverría, para encontrarme con él y describirle la idea de The Proposal. Se trata de una obra de arte que incluye un diamante genuino, producido con los restos incinerados de Luis Barragán y montado en un anillo de compromiso, que le fue ofrecido a la Directora de la Fundación Barragán, Federica Zanco, a cambio de la devolución del archivo del arquitecto a México y al público. Hugo nos mostró su apoyo, pero quería que toda la familia aprobara la idea antes de que siguiéramos adelante con el proyecto.

Una oportunidad para conocer a la familia de Barragán surgió cuando fui invitada a hacer una exposición individual al Museo de Arte Zapopan en Guadalajara por su directora Viviana Kuri. Vi la invitación como una oportunidad para ofrecer a la familia una cena formal en el museo a propósito de mi exhibición. La cena se llevó a cabo en una sala arriba de la muestra, fuera del horario oficial y una noche antes de la inauguración. Siguiendo la idea de la propuesta de compromiso con The Proposal, utilicé la cena como el momento para pedir la “mano de Barragán” a la familia. Después de la cena, les presenté el proyecto y me apoyaron por unanimidad.

Una vez con la autorización de la familia, era necesario obtener el permiso del gobierno de Guadalajara para abrir la tumba de Barragán dentro de la Rotonda. El primer apoyo que tuve fue de Myriam Vachez, la Secretaria de Cultura de Jalisco, que tuvo una gran influencia en lograr que los miembros del gobierno de Guadalajara aceptaran. Finalmente, el proyecto fue aprobado por el gobernador de Guadalajara y el congreso del Estado de Jalisco.

El 23 de septiembre de 2015, removí de la urna depositada en la Rotonda 525 gramos de los restos cremados de Barragán. Inmediatamente volé con ellos a Coira, en Suiza, donde fueron cristalizados en un diamante de 2.02 quilates.

 

— ¿Qué problemáticas legales has atravesado durante el proceso? 

Con el proyecto he explorado una creciente lista de cuestiones legales respecto a lo que puedo o no hacer. Una primera etapa de mi trabajo con el legado de Barragán tenía que ver con cuestionar la propiedad, específicamente lo qué significa para una corporación comercializar el nombre de un artista y poseer todos los derechos de su trabajo. Cada vez que he creado algo, me han pesado las consecuencias de hacerlo. Lo impreciso de la ley hace que puedas o no saber sus límites o su significado real hasta que un caso es llevado a la corte, donde puede ser interpretado y juzgado. Hasta entonces, todo es especulación.

The proposal es complicado porque usa el cuerpo de Barragán como su material. Eso es una gran responsabilidad para asumir. En Estados Unidos, México y Suiza, es imposible poseer un cuerpo. El permiso para tomar una porción de los restos de Barragán para hacer un diamante lo obtuve tanto por parte de la familia como del gobierno mexicano. Su regalo viene con un riesgo personal que es emocional, artístico, financiero y de reputación. Como mi contrato con la familia especifica, el anillo nos pertenece a mí y a la familia con algunas condiciones, incluyendo que nunca puede ser vendido. La propiedad compartida en partes iguales refleja la creciente confianza que hay entre nosotros. Sin embargo, como la artista, soy la única responsable del anillo, incluyendo su producción, configuración, instalación, programación de préstamo y la propuesta a Federica.

 

— Además de representar una propuesta para Federica Zanco a cambio del archivo de Barragán, ¿qué representa el anillo para ti? 

The Proposal es una obra de arte y una herramienta potencial de negociación. Parte de su belleza reside en su doble existencia.

La pieza juega un rol en la conformación del legado de Barragán. Por diseño, se convierte en un agente activo del proceso, sin importar si Federica u otras personas se comprometen o no. En ese sentido, el legado artístico es inevitablemente una textura abierta y es susceptible de intervención, independientemente de lo mucho que alguien pueda tratar de proteger y controlar un archivo.

 

—¿Por qué te interesaste en Barragán?, ¿qué te atrajo de su arquitectura para pensar que sus restos podían convertirse en un anillo?

La narrativa alrededor del archivo de Barragán me intriga: es como una historia de amor gótica con un copyright y los derechos de propiedad intelectual como trama secundaria. Existe una relación post mórtem entre Barragán y Federica, y una relación triangular entre ambos y el esposo de ella, Rolf Fehlbaum, presidente y CEO de Vitra, que, de acuerdo con Max Protetch —el galerista de Nueva York que vendió el archivo a Fehlbaum—, compró el archivo como un regalo de compromiso para Zanco. También están la reubicación del archivo profesional de México a Suiza, el hecho de que se encuentre, de manera inaccesible, en un búnker debajo del edificio de Frank Gehry en la sede corporativa de Vitra, y la forma en la que los derechos de autor son usados para proteger a los propietarios del archivo en lugar de a su creador.

Además, la obra de Barragán me mueve. The Proposal cristaliza las preguntas planteadas dentro de esta narrativa en una sola forma de gran carga cultural: el anillo de compromiso. El anillo es un anuncio público de la posibilidad de una obligación formal e íntima. Un compromiso mutuo.

 

*The Proposal forma parte de la exposición del mismo nombre, que se presenta del 4 de junio al 21 de agosto en la Kunst Halle Sankt Gallen en Suiza. Por su parte, la galería LABOR presenta Ex-Voto del 23 de julio al 3 de septiembre.

 

[4 agosto 2016]

Lo más leído