/ 10
Aq
Luis Barragán, Casa-Estudio Luis Barragán (1948). Imagen tomada de archdaily.mx
Aq
Luis Barragán, Casa-Estudio Luis Barragán (1948). Imagen tomada de Flickr
Aq
Luis Barragán, Los Clubes (1964-1969). Imagen tomada de arkmagna.blogspot.mx
Aq
Luis Barragán, Los Clubes (1964-1969). Imagen tomada de arkmagna.blogspot.mx
Aq
Aq
Luis Barragán y Mathias Goeritz, Torres de Satélite (1957-58)
Aq
Luis Barragán, Capilla de las Capuchinas (1953). Imagen tomada de mxcity.mx
Aq
Luis Barragán, Capilla de las Capuchinas (1953). Imagen tomada de mxcity.mx
Aq
Luis Barragán, Casa Gilardi (1976). Imagen tomada de Flickr
Aq
Luis Barragán, Casa Gilardi (1976). Imagen tomada de Flickr

Lista: 5 obras emblemáticas de Luis Barragán

Marzo 09, 2017

Hoy se cumplen 115 años del nacimiento de Luis Barragán, sin duda uno de los arquitectos más sobresalientes del siglo XX. En Código queremos conmemorarlo recordando 5 de sus obras más emblemáticas.

En su discurso de recepción de Premio Pritzker (1980) —recordemos que es el único mexicano que lo ha obtenido— afirmó que su obra es autobiográfica: «En mi trabajo subyacen los recuerdos del rancho de mi padre, donde pasé años de niñez y adolescencia, y en mi obra siempre alienta el intento de transponer al mundo contemporáneo la magia de esas lejanas añoranzas tan colmadas de nostalgia. Han sido para mí motivo de permanente inspiración las lecciones que encierra la arquitectura popular de la provincia mexicana: sus paredes blanqueadas con cal; la tranquilidad de sus patios y huertas; el colorido de sus calles y el humilde señorío de sus plazas rodeadas de sombreados portales».

 

1. Casa Estudio Luis Barragán

Fue nombrada Patrimonio Mundial por la UNESCO en 2004. Construida en 1948, y habitada por el mismo arquitecto hasta 1988, la casa-estudio de Barragán constituye en claro ejemplo de síntesis entre la arquitectura moderna y elementos tradicionales. Es acaso la obra más conocida del arquitecto nacido en Guadalajara. El uso de los colores, los espacios abiertos y la luz como un elemento integral de la obra, recursos típicos de la arquitectura barraganesca, alcanzan aquí una de sus cumbres. «Mi casa es un refugio, una pieza emocional de arquitectura, no una pieza fría de conveniencia», declaró alguna vez Barragán.

2. Los Clubes

Se trata de una obra de madurez en la carrera de Barragán, construida cuando ya rebasaba los sesenta años de edad. Conformado por la Fuente de los Amantes, la Cuadra San Cristóbal y la Casa Egerstrom, este conjunto arquitectónico es considerado un triunfo de la geometría y la simplicidad que permite que los distintos espacios se integren de manera orgánica. Además, es representativo el uso del agua, que corre por un acueducto hasta caer en la pileta, que fue pensada como un bebedero para caballos.

 

3. Torres de Satélite

Este conjunto escultórico, conformado por cinco torres —de distintos tamaños y colores— erigidas en la entrada de Ciudad Satélite, constituye uno de los grandes iconos de la Ciudad de México. Construidas junto con Mathias Goeritz en 1958 —e inspiradas en las torres de San Gimignano, en la Toscana—, se trata de una serie de prismas triangulares, huecos y carentes de techo. Han tenido algunos cambios a lo largo del tiempo: originalmente tenían los colores blanco, amarillo y ocre, pero con motivo de los Juegos Olímpicos de 1968 se pintaron de color anaranjado para generar un juego de contrastes entre las torres y el cielo. En 1989 volvieron a ser pintadas: dos blancas, una amarilla, una azul y una roja.

 

4. Capilla de las Capuchinas

«Católico que soy, he visitado con reverencia y con frecuencia los monumentales conventos que heredamos de la cultura y religiosidad de nuestros abuelos, los hombres de la colonia, y nunca ha dejado de conmoverme el sentimiento de bienestar y paz que se apodera de mi espíritu al recorrer aquellos hoy deshabitados claustros, celdas y solitarios patios. Cómo quisiera que se reconociera en algunas de mis obras la huella de esas experiencias, como traté de hacerlo en la capilla de las monjas capuchinas sacramentarias en Tlalpan, Ciudad de México», dijo Barragán acerca de esta obra, que en parte fue financiada por él mismo, al recibir el Premio Pritzker.

 

5. Casa Gilardi

La casa, ubicada en la colonia San Miguel Chapultepec, en la Ciudad de México, está erigida en torno a dos elementos principales: la alberca —que al recibir los rayos de luz hace que los muros, los bloques de color azul y rojo, muestren tonalidades cambiantes a lo largo del día y se dispersen por todo el espacio, además del movimiento natural del agua que se refleja en las paredes— y la jacaranda —que se encuentra en el patio y que Barragán quiso mantener a toda costa, casi como si construyera alrededor de ella—. Otro de los elementos más representativos de esta casa es el largo pasillo atravesado por tragaluces de color amarillo. Se trata del último proyecto que Barragán realizó a cabalidad antes de su muerte en 1988.

 

 

[9 de marzo de 2017]

 

Lo más leído