/ 12
Op
Peatones y conductores. Imagen tomada de ahorraseguros.mx
Op
Peatones y conductores. Imagen tomada de ahorraseguros.mx
Op
Ciclovía en Nuevo León, colonia Condesa. © Diego Pereyra
Op
Ecobici y Metrobús. Ciudad de México
Op
Banquetas de la ciudad de México. Imagen tomada de mexicoparalosmexicanos.blogspot.mx
Op
Banquetas de la ciudad de México. Imagen tomada de mexicoparalosmexicanos.blogspot.mx
Op
Policia de la Ciudad de México en bicicleta. Imagen tomada de revistaazimut.blogspot.mx
Op
Circulación vehicular en la Ciudad de México. Imagen tomada de motorpasion.com.mx
Op
Peatones y conductores. Imagen tomada de autobodymagazine.com.mx
Op
Cruce peatonal en el Centro Histórico de la Ciudad de México. © Nydia Colin
Op
¿Quién es el peatón?. Imagen tomada de pasajero7.com
Op
Gráfica de distribución porcentual de fondos federales por tipo de inversión en movilidad para las 59 zonas metropolitanas del país, 2011-2013. Elaboración de Claudina de Gyves. Imagen tomada de ciudadsecuencia.wordpress.com

Opinión: El tlatoani Mancera y la pirámide trunca de la movilidad

Octubre 20, 2016

La arquitectura siempre ha sido una obsesión de emperadores, reyes, presidentes, primeros ministros, dictadores, alcaldes y demás gobernantes porque, cuando construyen, pueden grabar su nombre en la intemporalidad de las piedras. Así, la arquitectura no sólo es representación de su tiempo, sino que se vuelve una muestra de poder: su poder. Hacen de la arquitectura un arma propagandística de su imperio, reino, presidencia o administración para inmortalizarse. El Arco del Triunfo es Napoleón y El Ángel de la Independencia es Don Porfirio.

En Mesoamérica las pirámides tenían esta misma función: eran estructuras que demostraban el poderío de las civilizaciones precolombinas, pero también la soberanía de sus gobernantes. En la cima solían poner los templos más sagrados, que en Tenochtitlan eran dos: uno dedicado a Huitzilopochtli, su dios tribal que dirigía la guerra que les permitía obtener tributo de los vencidos. Y otro dedicado a Tláloc, un dios del panteón mesoamericano que dirigía las actividades agrícolas.

En 2014 el huey tlatoani Miguel Ángel Mancera construyó en la CDMX una pirámide de la movilidad y la coronó con un templo dedicado a los peatones porque, según el gran orador, “Primero el Peatón”. Los planos estructurales de esta pirámide están en la Ley de Movilidad del Distrito Federal que, en su Artículo 6, dice que existe una jerarquía en la preferencia del uso del espacio víal (sic) acorde a la manera en la que se muevan las personas y la intención de su viaje. Esta jerarquía se hizo considerando el nivel de vulnerabilidad de los usuarios, las externalidades que genera cada modo de transporte, así como su contribución a la productividad. En este contexto, la pirámide de la movilidad quedó de la siguiente manera:

I.    Peatones, incluyendo las personas con discapacidad y con movilidad limitada;
II.   Ciclistas;
III. Usuarios del servicio de transporte público de pasajeros;
IV.  Prestadores del servicio de transporte público de pasajeros;
V.    Prestadores del servicio de transporte de carga y distribución de mercancías; y
VI.  Usuarios de transporte particular automotor.

Sin embargo, al igual que las pirámides mesoamericanas, ésta sólo representa una etapa constructiva más de una estructura anterior. Es decir, la pirámide de la movilidad no la construyó Mancera, como dijo Roberto Remes, consejero del huey tlatoani, sino que solamente agrandó su basamento. La Ley de Transporte y Vialidad del 2002 ya reconocía en cierta medida la “prioridad de peatones, ciclistas y usuarios” con respecto al automóvil, pues consideraba “la creación, redistribución, modificación y adecuación de las vialidades de acuerdo con las necesidades y las condiciones” de estos actores (Artículo 7, V, VI). Un lenguaje tan ambiguo como el de la nueva Ley que “valorará la distribución de recursos presupuestales de acuerdo a la jerarquía de movilidad”.

Lo que sí hizo el huey tlatoani Mancera con su Ley de Movilidad fue poner en la cima, antes que a nadie, a los peatones: les puso un templo y los endiosó. No obstante, en ninguna parte de la Ley se establece que su templo será el más atendido, al que se le destinarán más recursos… sólo se “valorará”. Tan sólo recordemos los 8 mil 879 millones 337 mil pesos que solicitó el secretario de Obras y Servicios, Alfredo Hernández para el “Mejoramiento Urbano y Mantenimiento Integral del Circuito Interior de la Ciudad de México”. Una cantidad que serviría para arreglar las banquetas de la CDMX o llevar ecoBici a toda la ciudad.[1]

Es una mentira que el huey tlatoani Mancera haya invertido la pirámide de movilidad para ubicar al peatón en el primer nivel y convertirlo en el eje rector en la toma de decisiones y diseño de políticas públicas. La ley sólo reconoce su “prioridad en la utilización del espacio vial”, pero no reconoce su prioridad en el gasto. De esta manera, la del tlatoani Mancera es una pirámide trunca, inacabada. El tlatoani Mancera usa a los peatones como los anteriores aztecas usaron a sus dioses: como propaganda.

Hoy, el tlatoani Mancera está decidiendo su paquete económico pero todavía no se lo comparte a la Asamblea. Esperemos que, por fin, haya etiquetado el dinero a la movilidad conforme a su pirámide que tanto presume, para que el huey tlatoani sea el gran orador, y no solamente un gran hablador.

 

[1] Corto Circuito. Tres razones para entender por qué Mancera hace #CortoCircuito recuperado de http://www.animalpolitico.com/blogueros-arena-electoral/2014/04/11/tres-razones-para-entender-por-que-mancera-hace-cortocircuito/

Francisco José Reynoso Arreola es Maestro en Estudios Urbanos por el COLMEX,  grado que obtuvo por la tesis Mercantilización del espacio público y segregación social, la implementación de parquímetros en la ciudad de México como instrumento revanchista contra los franeleros (2013). Autor de los ensayos “Espacio público y gentrificación. La movilidad sustentable como discurso gentrificador” (2014) y “El revanchismo chilango gentrificación a la mexicana” (2016), publicados en Working Paper Series CONTESTED_CITIES.

 

[20 octubre 2016]

Ar
Destacado: Tirarse las cartas a uno mismo: El Tarot de Bergman, Ediciones Hungría
Vania Rocha
Agosto 07, 2017
Ar
Hibridaciones estéticas: Arte, ciencia y tecnología. Entrevista con Jorge Ramírez
Nydia Valerio
Agosto 08, 2017
Ar
Agenda: Lo más esperado del mes
Código
Agosto 01, 2017
Ar
Columna: Abuso (mutuo)
Juan José Kochen
Agosto 02, 2017
Ar
Resistir desde el arte. Entrevista con Guerrilla Girls
Andrea García Cuevas
Agosto 17, 2017
Aq
Destacado: Alserkal Avenue y Concrete, de OMA
Edwin Heathcote
Agosto 14, 2017
Cn
Opinión: Girls: Entre cuerpos y papeles
Elena Coll
Agosto 10, 2017
Ar
Agenda: Guía de galerías de agosto
Código
Agosto 01, 2017
Ar
Lo que queda del año: 10 exposiciones para cerrar el 2017
Código
Junio 30, 2017
Ar
Archivo Barragán: la revolución acallada
Georgina Cebey
Abril 27, 2017
Ar
Opinión: ¿Para qué sirven las escuelas de arte en la actualidad?
Plataforma Arte Educación
Febrero 08, 2017
Cn
15 películas del siglo XXI que destacan por su fotografía
Julio 25, 2016
Cn
Las mejores 10 películas animadas de la última década
Marzo 30, 2016
Ar
Andy Warhol: 10 momentos que definieron su carrera
Agosto 06, 2014
Aq
10 despachos jóvenes de Arquitectura en México
Código
Agosto 30, 2013
Ar
La alianza Rip Mix & Burn. Entrevista con Luciana Ponte.
Violeta Solís Horcasitas
Agosto 10, 2017
Ar
Destacado: Fernanda Laguna, la revolución en un castillo de papel
Tania Puente
Julio 21, 2017
Ar
Opinión: #MuseosFeministas
Violeta Solís Horcasitas
Julio 28, 2017
Cn
Lista: MICGénero 2017: 12 recomendaciones
Código
Agosto 03, 2017
Ar
México contemporáneo en FoLa: Distancia y geografía. Imágenes de un país despedazado
Rafael Toriz
Julio 20, 2017
Ds
Destacado: Accent, un auto inspirado en el fluidic sculpture
Código
Agosto 15, 2017
Cn
Verano de cine español
Código
Agosto 15, 2017
Ar
Columna: La forma de la memoria. El video y la configuración del tiempo
Daniel Montero
Julio 25, 2017
Lo más leído