/ 8
Ar
Hannes Meyer. © Stephan Consemüller. Imagen cortesía de Erich Consemüller y Fundación Bauhaus Dessau
Ar
© Fundación Bauhaus Dessau
Ar
Diseño de Hannes Meyer. © Tobias Kandt
Ar
Hannes Meyer, plano del conjunto habitacional Lomas de becerra, México. © Fundación Bauhaus Dessau
Ar
Hannes Meyer y Hans Wittwer, Escuela Federal Sindical (ADGB), Bernau Berlín (1930). Imagen cortesía de Walter Peterhans, Museo Folkwang, Hans-Jakob Wittwer y Fundación Bauhaus Dessau
Ar
Retrato de Hannes Meyer (1952). © Fundación Bauhaus Dessau
Ar
© Fundación Bauhaus Dessau
Ar
Hannes Meyer, isométrico de la manzana de Corpus Christi, México (1946). © Fundación Bauhaus Dessau

Hannes Meyer y el principio co-op

mayo 11, 2017

Dentro de la historia de la Bauhaus hay un capítulo que suele esconderse: los dos años bajo la dirección de Hannes Meyer. Preocupado por la influencia de la arquitectura en las estructuras sociales, Meyer llegó a la Bauhaus en 1928 para instaurar un nuevo plan de estudios. Durante su dirección se preocupó especialmente por encaminar el diseño hacia las necesidades del pueblo, dejando de lado las arquitecturas de lujo. Lamentablemente, su marcado pensamiento de izquierda y la ideología que rodeaba a su obra no tenían cabida en el clima político de Alemania. Después de sólo dos años como director, Hannes Meyer se vio obligado a emigrar a Moscú, donde trabajó como docente hasta 1936. En 1939, después de visitar el país para una conferencia internacional sobre el planeamiento urbano, Hannes Meyer se estableció en México con su esposa, donde trabajó en conjunto con diferentes instancias gubernamentales en la planeación urbana y arquitectónica de la ciudad.

Más allá de hacer un catálogo de la obra de este importante arquitecto, en El principio co-op. Hannes Meyer y el concepto de diseño colectivo, el Museo Franz Mayer se dio a la tarea de desgranar los materiales conceptuales con los que construye su trabajo. Preguntas sobre el lenguaje, la educación, la propiedad privada, la conciencia de clase y la pertenencia se presentan a lo largo de este ejercicio curatorial al tiempo que dialogan con las propuestas arquitectónicas de Meyer. Preguntas que, en su mayoría, están presentes en el concepto del diseño colectivo, intrínseco a su obra. Bajo la mirada de Meyer, el papel del arquitecto era el de organizador, por lo que debía siempre estructurar sus proyectos hacia el trabajo en equipo y la participación activa de otros especialistas. La obra de Meyer se edifica, por lo tanto, a partir de este concepto, y siempre con los habitantes en mente: ¿cómo vivirán en comunidad?, ¿cómo se estructurarán las relaciones entre ellos?, ¿cómo participará la arquitectura de sus vidas personales, laborales y sociales?

A partir de los ejes sociedad, educación, arquitectura y paisaje, el Museo Franz Mayer nos propone, una vez más, nuevas maneras de pensar al diseño y la arquitectura, más allá de sus cualidades estéticas o funcionales.

 

La exposición El principio co-op. Hannes Meyer y el concepto de diseño colectivo estará en el Museo Franz Mayer hasta el 28 de mayo.

[10 de mayo del 2017]

Lo más leído