/ 1
Ar

Naturaleza de imitación: Fritzia Irizar en galería Talcual

Octubre 18, 2012

El trabajo de Fritzia Irizar (México, 1977) ha cuestionado el valor del dinero y su poder adquisitivo. Irizar juega con la revalorización económica y simbólica de los objetos cuando se extraen de su ámbito común para integrarse al arte.

Hasta diciembre se presenta en la galería Talcual la muestra Naturaleza de imitación, que se articula en dos procesos. Primero, la artista convocó a integrantes de comunidades tarahumaras para que donaran su cabello con el fin de crear, en la siguiente etapa, un diamante artificial, fabricado mediante un procedimiento de extracción de moléculas de carbono.

El cabello —que funciona como un registro biológico de la situación precaria en la que viven estas comunidades, afectadas por una crisis alimentaria atroz— se convertirá en materia prima de un diamante, uno de los objetos que en la historia ha sido la causa de algunas de las expresiones más crudas de deshumanización.

El diamante representa tanto el acto de recolección de cabello como el resultado del proceso de fabricación. Esta transformación confronta y pone en crisis los procesos de obtención de materiales que, de alguna manera, evidencian las diferencias entre los grupos sociales. Al eliminar el valor comercial de diamante, se acentúan sus cualidades simbólicas.

Se trata de un objeto que encarna los ideales de poder económico y elegancia, pero que fue creado utilizando partes de personas que viven en condiciones precarias y que conservan parte importante del legado cultural del país. La obra es un homenaje o recordatorio disfrazado de un objeto de deseo común, un ideal de belleza y lujo que nos parece natural.

Colima 326-A. Col. Roma
Ciudad de México
www.artetalcual.com


[18 de octubre de 2012]

 

 

Lo más leído