/ 8
En
Erick Meyenberg (Ciudad de México, 1980)
En
Un agujero negro, en palabras de Meyenberg. Cortesía del artista
En
El desgaste. Cortesía del artista
En
El humo, la fascinación de Meyenberg. Cortesía del artista
En
Imagen de la muestra Un Futuro anterior. Cortesía del Laboratorio Arte Alameda
En
Imagen de la muestra Un Futuro anterior. Cortesía del Laboratorio Arte Alameda
En
Imagen de la muestra Un Futuro anterior. Cortesía del Laboratorio Arte Alameda
En
Imagen de la muestra Un Futuro anterior. Cortesía del Laboratorio Arte Alameda

Cuestionario Código: Erick Meyenberg

Diciembre 16, 2016

Esta ocasión el Cuestionario Código, que busca mostrar un perfil de creadores relevantes a partir de sus intereses y sus peculiaridades, lo contestó Erick Meyenberg, creador que estos días expone Un futuro anterior en el Laboratorio Arte Alameda (LAA).

Meyenberg (Ciudad de México, 1980) estudió Artes Visuales en la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM. De 2005 a 2009 estudió con la artista alemana Rebecca Horn en la Universidad de las Artes (Universität der Künste), en Berlín; recibiendo dos becas del Fonca para estudios en el extranjero (2005-2007). De 2007 a 2008 obtuvo el apoyo de la Fundación / Colección Jumex, para terminar su proyecto [hidden words] en Berlín, mismo que fue adquirido por la colección del Museo Universitario Arte Contemporáneo (MUAC). Sus obras han sido expuestas en distintos espacios y museos en Alemania, España, Austria, Japón, India, Reino Unido, México, Canadá y Estados Unidos.

La muestra que presenta en el LAA, curada por José Luis Barrios, tiene como eje la literatura, especialmente la indagación estética de En busca del tiempo perdido, de Marcel Proust, a través de imágenes, sonido e instalación. La exposición estará vigente hasta el 5 de marzo de 2017.

 

— De las imágenes que has visto circular en medios de comunicación y redes sociales, ¿cuáles te han sorprendido recientemente?

Hay una imagen, que no es tan reciente, pero parece serlo -todo el tiempo se actualiza en la memoria. Es una imagen atroz, que ni siquiera me atrevo a reproducir aquí. Es triste que esta imagen haya sido una de las que más me han impactado e influido en los últimos años y, siguiendo la solicitud de Código de hablar sobre una imagen que me haya sorprendido recientemente, debo seleccionarla como la más influyente que circuló en medios y/o redes sociales. Me refiero a la fotografías del joven desollado de Ayotzinapa. Me sorprende que el país haya permitido que sucediera eso y, también, la avidez de consumo de violencia a la que ya está acostumbrada la sociedad mexicana… y que, con toda la impunidad, lo único que quede es una terrible imagen actualizándose siempre en un presente eterno.

No puedo más que poner un agujero negro, en lugar de esta imagen.

Un agujero negro, en palabras de Mayenberg. Cortesía del artista

Un agujero negro, en palabras de Mayenberg. Cortesía del artista

 

— ¿Tienes alguna imagen favorita en tu celular? 

Esta es una imagen que tomé hace unos meses, es muy simple pero me encanta la complejidad dentro de una llana sencillez. Me fascina y obsesiona percibir los procesos naturales de desgaste que devienen en una lectura clara del paso del tiempo, del azar, de la indeterminación. Pese a esto, siempre se genera un orden -caótico-  y no puedo más que establecer una relación clara y directa entre la matriz “del caos y la catástrofe” que, en mi opinión, comparten lo pictórico y la naturaleza.

El desgaste. Cortesía del artista

El desgaste. Cortesía del artista

 

— ¿Existe alguna imagen que puedas relacionar con tu obra o que la haya influenciado? ¿cuál? ¿por qué?

Existen pocas formas que me maravillen e impulsen más que el humo. Nuevamente, encuentro una fuerte unión de opuestos que me seducen profundamente: la sencillez y la complejidad, el caos y el orden, el conjunto y las partes, la explosión y la estaticidad, la fuerza y la contemplación, la abstracción y la figuración. Siento que el humo reúne todo esto y genera un enigma visual, formal y escultórico casi incomprensible, pero perceptible. El humo, como el que se ve en esta imagen -tomada del Museo Laberinto de las Ciencias y las Artes en San Luis Potosí- reúne diversos valores estéticos y conceptuales que he querido hacer devenir de diferente manera en mi trabajo: el conseguir formas que en su conjunto se perciben como simples, pero que, en su detalle, están conformadas por una gran complejidad visual, espacial y conceptual; de ahí, la noción de darle un orden al caos. La sensación de una fuerza contenida que hace erupción y sólo queda como vestigio, una forma masiva, casi inerte, que se mueve a otro tiempo ajeno a su detonación, es otro carácter estético que siempre busco en mi trabajo: es como si las formas y los conceptos se movieran en el tiempo y en el espacio, sin recorrer distancia ni segundos, como estando en perpetuo movimiento en un estado de tiempo puro.

El humo, la fascinación de Mayenberg. Cortesía del artista

El humo, la fascinación de Mayenberg. Cortesía del artista

 

 

[16 diciembre 2016]

 

Lo más leído