Ds

19.07.2018

Destacado: Lo más relevante del Red Dot Design Award 2018

En la Alemania de 1955, un jurado conformado por profesionales se reunió con el propósito de reconocer a los ejemplos más innovadores en el diseño de productos, comunicación y planificación conceptual. Aquella fue la primera edición del Red Dot Design Award, certamen que —a través de los años— se ha consolidado como un importante punto de encuentro a nivel mundial. La influencia de sus premiaciones en el mercado es tal que, en la década de 1990, el CEO de Red Dot, Peter Zec, desarrolló un nombre y marca para el premio. Desde entonces, Red Dot se convirtió no solo en un evento, sino en un sello de calidad que acompaña a cada producto condecorado.

Para la edición de 2018, el jurado del Red Dot Design Award conformado por personalidades de nivel mundial como Werner Aisslinger, David Andersen y Luisa Bocchietto —entre otros— mantuvo como criterios de selección la funcionalidad de los productos; calidad formal; ergonomía; durabilidad; contenido simbólico y emocional; compatibilidad ecológica y —sobre todo— la innovación.

La edición presentó tres secciones de premiación: Red Dot: Best of the Best, donde se reconocen las propuestas que han roto paradigmas en la industria del diseño en diferentes áreas, creando productos que —a consideración del jurado— representan los valores de Red Dot; Red Dot: Winner, sello otorgado a aquellos productos que muestran una gran calidad técnica; y finalmente las menciones honoríficas otorgadas por los jueces con las que se premia un trabajo excepcional en la conceptualización y realización de una idea.

Dentro de la categoría Best of the Best, uno de los proyectos aclamados por el público y el jurado fue Kaffeeform, del diseñador alemán Julian Lechner, que —junto con su equipo— llevó a cabo investigaciones para producir un material ecológico hecho con residuos de café. Las características físicas y químicas de este material, al que le fueron añadidos biopolímeros para volverlo más rígido, ofrecen al producto una durabilidad considerable frente al agua, por lo que es posible lavarlo y reutilizarlo varias veces.

Como parte de la gala —y con el fin de enfatizar la urgencia de acelerar los esfuerzos por incorporar materiales ecológicos— el objeto presentado por Kaffeeform en la Red Dot Design Award 2018 fue un vaso de café, cuyo molde es semejante al de los vasos de unicel.

Julian Lechner, Kaffeeform, 2017. Tomada de Red Dot.

 

Entre los proyectos condecorados con una mención honorífica se encuentran Tavar, del diseñador Nazara Lazaro Iveta Cermakova: un sistema de estantería compuesto por paneles y módulos que pueden ser ensamblados de diferentes formas sin necesidad de herramientas, ya que cuentan con una estructura de imanes que permiten acomodarlos de diferentes formas y añadir elementos como puertas de madera o vidrio.  Este diseño destaca por la solución que ofrece a un problema en la distribución del espacio dentro de habitaciones y departamentos pequeños, donde el aprovechamiento de cada centímetro es importante para construir un ambiente agradable.

Nazara Lazaro Iveta Cermakova, Tavar, 2017. Tomada de Red Dot.

 

La ceremonia de premiación fue celebrada en el marco de una exhibición especial en el Museo Red Dot de Essen, Alemania, donde se presenta el trabajo de todos los ganadores de cada categoría, a la vez que se propone un mapeo del estado actual del diseño a nivel global. La muestra podrá visitarse hasta el 5 de agosto. Además, la firma Phoenix Design planeó una exposición paralela en la que exhiben algunos de sus diseños más exitosos de los últimos años y que podrá visitarse hasta el 19 de agosto.

 

Fotograma de Espartaco (1960)