/ 1
Ds

Diseño con humor: Entrevista al ilustrador Dan Funderburgh

agosto 03, 2012

Chivas Regal hace gala de su cercanía con el diseño contemporáneo al lanzar una edición limitada en colaboración con el ilustrador neoyorquino Dan Funderburgh, quien se inspiró en el león del empaque original del whisky para resaltar las características de la marca: masculinidad, valentía y lujo. El emblema incluye texturas y patrones como cardos escoceses y diseños geométricos que le dan una apariencia audaz, con un enfoque contemporáneo en la noción de caballerosidad. Chivas ha colaborado anteriormente con Christian Lacroix, Alexander McQueen y Vivienne Westwood.

El trabajo de Dan Funderburgh (Seattle, 1978), inspirado en el barroco histórico, ha sido presentado en la Feria Internacional del Mueble Contemporáneo, en Pulse Miami y forma parte de la colección permanente del Cooper-Hewitt Museum. Además, gracias a sus colaboraciones con diversas marcas, sus ilustraciones pueden encontrarse en asientos de bicicletas, muebles, prendas, tapices y equipaje. Platicamos con él acerca de su proceso creativo, sus intereses y el modo en que trabaja.

 

¿Tu trabajo es más cercano al diseño gráfico o a las artes visuales?

Siempre he tenido un problema con esa distinción. Pienso que forman un continuum; tal vez esté más cerca del arte, pero definitivamente me atraen algunos aspectos del diseño, como tener una idea qué desarrollar —aunque no me gusta que me digan qué hacer después. Soy un mal diseñador gráfico, supongo; no hago lo que el cliente quiere.

¿Cuáles son tus referencias visuales, qué te inspira?

Todo me inspira, aunque es posible que no sea cierto. Pueden ser objetos de la casa, con formas ergonómicas, muebles de líneas contemporáneas. También elementos decorativos históricos, los edificios, la tapicería, la porcelana, la heráldica. Cualquier cosa que provenga de museos de antropología y arqueología. Cuando la gente me pregunta qué me inspira puedo enlistar cientos de cosas, pero en realidad es más que esto. Me gustan los grabados en piedra, las alfombras tejidas, las pinturas de arena, espejos, patrones hindús y japoneses. Sería más fácil hacer una lista de lo que no me inspira.

Muchas veces hay incidentes en nuestra infancia o pequeñas decisiones que repercuten cuando crecemos, ¿sucedió algo así en tu vida?

Sigo tratando de averiguarlo yo mismo. Dibujaba, cuando era niño, así que creo que es algo hereditario.

Cuando era pequeño teníamos en el baño un tapiz barroco —probablemente de muy mal gusto— y era fantástico, pero no puedo decir con certeza que haya sido decisivo, quizá todos tuvimos un increíble tapiz de mal gusto cuando niños.

¿Durante tu infancia, estuviste en contacto con disciplinas creativas?

Nunca fui desalentado. Mis padres, ambos biólogos, desde muy pequeño siempre me dieron su apoyo. Me dieron instrumentos para la vida, pero siempre apoyaron la idea de convertirme en artista, sin importar qué tan tonto sonara eso. No tuve un empuje específico, como un mentor. Pero siento que Nueva York fue mi gran mentor y fuente de inspiración; ahí me rodeé de incontables personas altamente creativas que siempre me inspiraron e impulsaron mi espíritu competitivo. En ese sentido, Nueva York fue más crucial que mi infancia. Pero no lo sé, tendría que acudir a una terapia hipnótica para acotar la fecha exacta en que me fui por el mal camino.

Parte de tu trabajo es muy personal pero también has hecho piezas comisionadas, como en el caso de Chivas. ¿Cómo desarrollas tu trabajo en cada caso?

Todo es acerca de la retroalimentación. No me preocupa ponerle categorías a mi trabajo; las comisiones me dan un punto de inspiración. Me gustó mucho trabajar este proyecto, hice mucha investigación referente a la historia del whisky. Fue realmente entretenido para mí, me gusta tener la oportunidad de investigar. Por supuesto, es fantástico tener dinero para pagar la renta, pero no se trata sólo de eso, pues hacer ilustraciones comisionadas le da forma a mi trabajo en los tapices y ellos a su vez le dan forma a piezas que son más cercanas al arte. Los tres ámbitos están relacionados; es una buena relación simbiótica.

¿En qué otras disciplinas creativas estás interesado?

En el futbol (risas). En la mayoría de las artes visuales. Me gustan la literatura y la poesía, pero sólo leerlas porque yo no escribo. Pero sobre todo el futbol y las artes visuales.

Tu trabajo puede ser considerado como decorativo y utilitario, pero también ha sido expuesto en galerías y museos, ¿qué prefieres para tus piezas?

Las personas que hacen un trabajo utilitario, como en el diseño gráfico, tienen que prestar mucha atención para encontrar la mejor solución posible, trabajan mucho más duro que yo. No me gusta que mi trabajo sea considerado utilitario; es lo que hacen los diseñadores reales, mientras que mi trabajo es más frívolo, más orientado al entretenimiento y a la estética. Respeto a los diseñadores industriales que hacen las cosas mejores para la gente. Yo prefiero hacer que se vean más bonitas, no más útiles… no soy lo suficientemente serio como para lograrlo.

¿Prefieres que tu trabajo sea mostrado en una exposición o que tenga interacción con el público?

Prefiero que sea mostrado. Tal vez no sea la respuesta correcta. Me gusta cuando algo converge entre dos puntos. Siento que gran parte de mi trabajo se encuentra a mitad de camino entre lo estético y lo utilitario. Tiene una función, pero se inclina hacia sólo verse bien. No sé si le sea útil a alguien, sólo pretendo que se vea bien, quizá que luzca como una pieza de arte sobre una pared. Aunque también he trabajado en cosas útiles, como cerámica. Aún no tengo una opinión clara sobre el tema. Me gusta que mi trabajo no esté encerrado en una galería que sólo abra los domingos y en la que sólo pueda comprar la gente rica, sino que esté en el medio, que sea visto por mucha gente pero también que sea apreciado.

¿Nos puedes contar un poco más acerca de esta colaboración con Chivas?

Comenzó con un ejercicio conceptual a partir de palabras referentes a la marca, acerca de la tradición, la heráldica y la caballería. Cada vez que puedo trabajar con un concepto amplio, como en este caso, aprovecho la oportunidad para comenzar una investigación para encontrar elementos visuales que a los que jamás habría llegado de otro modo. Una vez que pulí los bocetos, los presenté a la marca y comenzó un proceso más tedioso para elegir el nombre, los colores y otros elementos de modo que funcionaran para ellos. Amo la investigación porque me permitió acercarme a libros de heráldica y páginas web con diferentes diseños de escudos; llegué a interesarme mucho por las armaduras y los escudos. Incluso podría comparar este ejercicio con una vuelta a mi infancia por las historias y los libros ilustrados, como Tin Tin, que fue mi primera introducción a diferentes identidades culturales a través del diseño.

Acerca de culturas diferentes, hemos visto que hay elementos mexicanos en tu trabajo, como el papel picado. ¿Cómo surgió ese interés? ¿Cómo lo incorporaste?

Me siento muy superficial cuando hablo de ello porque en realidad la pieza no habla acerca de México. Un mejor diseñador o artista habría sustentado mejor la pieza. Yo sólo partí de mi gusto por la idea del día de muertos, en el que se honra a lo que ya no está. Me pareció una forma perfecta de representar objetos muertos, de generaciones anteriores, como videos VHS y lentes rotos. En cierto sentido, sólo tomé prestado el motivo y el lenguaje del papel picado. Básicamente, robo cosas de muchas partes para mi trabajo. Por eso me siento culpable ahora que vengo al país, pero es sólo una apropiación de la estética y de la idea de esa celebración, que me gusta mucho. Estoy agradecido de poder tomarla prestada e incluso he pensado que, aunque signifique un trabajo infinito, debería cortarlos a mano en lugar de hacerlo con láser, que me parece casi tramposo. Se lo debo a las generaciones que lo han hecho a mano. Aunque probablemente no lo haga (risas).

Me gustaría hacer uno enorme, que cubra una pared entera. O tal vez no (risas).

 

www.danfunderburgh.com

Ar
De la edición como diálogo crítico. Entrevista con Damián Ortega.
Christian Barragán
diciembre 08, 2017
Ar
Agenda: Lo más esperado del mes
Código
diciembre 01, 2017
St
Ciudad de México: 5 creadores recomiendan sus lugares favoritos
diciembre 14, 2017
Ar
Ensayo: Arte y frontera
Santiago Robles
diciembre 12, 2017
Cn
Lista: 7 documentales sobre el ejército en las calles
Magali Olivera
diciembre 18, 2017
Ar
Lo que queda del año: 10 exposiciones para cerrar el 2017
Código
junio 30, 2017
Ar
Opinión: ¿Para qué sirven las escuelas de arte en la actualidad?
Plataforma Arte Educación
febrero 08, 2017
Cn
15 películas del siglo XXI que destacan por su fotografía
julio 25, 2016
Ds
Lista: 5 proyectos de diseño social mexicano
Elena Coll
noviembre 20, 2017
Md
El vestirse como autoconocimiento. Entrevista con StyleLikeU
Elena Coll
noviembre 21, 2017
Ar
Cuauhtémoc Medina, curador en jefe de la Bienal de Shanghái 2018
Código
noviembre 24, 2017
Aq
Lista: 5 diseños urbanos que encuentras a cada paso en la Ciudad de México
Nydia Valerio
diciembre 15, 2017
Cn
Reseña: The Square. El centro sin contorno
Gabriel Rodríguez Liceaga
noviembre 27, 2017
Ar
5 exposiciones destacadas de Gallery Weekend CDMX
Luis Ángel Ramírez
noviembre 24, 2017
Cn
Pero el centro sigue colapsando y recomponiéndose. Reseña: Joan Didion: El centro cede
Roberto Culebro
noviembre 23, 2017
Ar
A 100 años de la Revolución Rusa: El legado del arte soviético
Adriana Melchor Betancourt
diciembre 13, 2017
Ar
Lista: Las galerías mexicanas en Art Basel Miami 2017
Código
diciembre 04, 2017
Lo más leído