/ 10
Ar
Diane Arbus (New York, 1968). © Roz Kelly/Michael Ochs Archives/Getty Images.
Ar
Diane Arbus, Niño bajando el cordón de la vereda, Ciudad de Nueva York, (1957-58). Colección de Jeffrey Fraenkel y Alan Mark © The Estate of Diane Arbus, LLC. Todos los derechos reservados.
Ar
Diane Arbus, Mujer con guantes y un libro de bolsillo, Ciudad de Nueva York, (1956). The Metropolitan Museum of Art © The Estate of Diane Arbus, LLC.
Ar
Diane Arbus, Taxista al volante con dos pasajeros, Ciudad de Nueva York (1956). The Metropolitan Museum of Art © The Estate of Diane Arbus, LLC. Todos los derechos reservados.
Ar
Diane Arbus, Mujer en un colectivo, Ciudad de Nueva York, (1957). The Metropolitan Museum of Art © The Estate of Diane Arbus, LLC.
Ar
Diane Arbus, Niño con una granada de mano de juguete, Central Park (1962). imagen tomada de clubdefotografia.net.
Ar
Diane Arbus, Un hombre joven con rulos en casa en West 20th Street (1966). Imagen tomada de oldskull.net.
Ar
Diane Arbus, Gemelas idénticas (1967). Imagen tomada de oldskull.net.
Ar
Diane Arbus, Albino Sword Swallower at a Carnival (1970). Imagen tomada de cavetocanvas.com.
Ar
Diane Arbus, Niña con flores en una boda (1964). © The Estate of Diane Arbus, LLC. Imagen tomada de fundacionbancosantander.com.

Diane Arbus. En el principio, en el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA)

septiembre 07, 2017

El Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA) presenta la muestra Diane Arbus. En el principio. Compuesta por cerca de 100 fotografías, esta exposición monográfica despliega las primeras indagaciones de Arbus en lo que terminaría por consolidarse como su poética visual de lo abyecto e íntimo. Las imágenes, tomadas entre 1956 y 1962 —principalmente en un formato de 35mm—, dan cuenta del interés de la artista por hallar el misterio humano en el anonimato y en el encuentro fortuito. La curaduría estuvo a cargo de Jeff L. Rosenheim, quien dirige el Departamento de Fotografía del Metropolitan Museum of Art (MET), institución que resguarda el Archivo Diane Arbus, fondo del cual provienen la mayoría de las obras. El MALBA es la tercera parada de esta muestra itinerante, cuyos destinos fueron con anterioridad The Met Breuer, en 2016, y el San Francisco Museum of Modern Art a comienzos de 2017.

La propuesta curatorial de Rosenheim no pretende articular las obras seleccionadas en núcleos o de acuerdo a temáticas. Dispone las imágenes en orden cronológico, pero esta decisión no busca ilustrar una concepción progresiva del trabajo de Arbus. Por el contrario, la idea rectora se centra en la evocación de principios, desde su singularidad, sin un hilo conductor que direccione su potencial discursivo.

El texto curatorial y siete fotografías reciben a los visitantes en una primera sala. Éstas son representativas de las peculiaridades de los individuos retratados, quienes transitaban y vivían las calles de Nueva York a mediados del siglo XX, en la era de la posguerra. El retrato de un niño con la cara pintada de negro se coloca de manera adyacente al de un transformista en su camerino. El impulso por ser otro se cuela entre los gestos de los fotografiados, un hallazgo que obsesivamente repetía Arbus por medio de sus caminatas y trayectos, hasta que descifraba una nueva lógica protagonista y sigilosa en las imágenes que capturaba.

Es en la segunda sala donde se emplaza el cuerpo de obras de En el principio, la museografía se torna apabullante: un bosque de estrechos paneles que van de piso a techo se erigen de manera laberíntica, cada uno de ellos exhibiendo, en cada frente, una de las fotografías de la artista norteamericana. La tenue iluminación y su direccionamiento específico a cada obra crean un ambiente fantasmagórico en el que los tránsitos de los visitantes quedan velados en su cruce por los pasillos que se abren con esta disposición. Esas mismas divisiones y ocultamientos propician una atmósfera íntima, así como un encuentro particular y directo con cada una de las imágenes, casi repentino, pero también obligado, propiciando un recorrido rítmico y paralelo.

¿Por qué Rosenheim propone leer la selección de fotografías como un conjunto de principios? Además de la clara alusión a los primeros ensayos de Arbus, alejados de la fotografía comercial, ¿es ésta una estrategia para soslayar la calidad de las imágenes? Es evidente que no todas las fotografías que conforman la exposición son excepcionales; la notoriedad del granulado en sus texturas refuerza su carácter de intento.

Antes de perfilar su carrera hacia una exploración individual a través de la cámara, Diane Arbus trabajó junto con su marido, Allan, en un estudio fotográfico especializado en moda. Ella dirigía las tomas y desempeñaba la labor de estilista, mientras que él se encargaba de realizar las tomas. Las fotografías que ambos realizaron fueron publicadas en revistas como Vogue y Harper’s Bazaar. De colaborar con modelos coreografiadas y estilizadas, su mirada se volcó hacia el margen. Aquello que pudiera imaginar como disidente, anormal y excluido lo enlistaba en sus anotaciones personales y lo repetía como mantra, dotando esos deseos visuales de una potencia irreductible. Los individuos que aparecen en las fotografías de Arbus encapsulan escenas atípicas, extraordinarias, regidas por sus miradas directas y certeras.

Si fuera posible clasificar las imágenes de En el principio, éstas se posicionarían en dos categorías: retratos ambientados en lo cotidiano y registros de actos performáticos e histriónicos. Las imágenes de las personas en la calle son atisbos de su circulación, con un destino que anticipa su llegada. Sus expresiones son taimadas, sostenidas, apacibles. Por el contrario, las fotografías de espectáculos y actos de lo exótico y lo monstruoso están signadas por el movimiento, gesticulaciones bruscas que definen el dinamismo de su universo visual. ¿Es posible pensar aún en los sujetos de la fotografía de Arbus como grotescos, como un señalamiento de la anomalía? Quizás uno de los principios de la muestra sea la celebración de la disidencia de estos seres humanos, sin condescendencia ni morbo alguno.

En el principio también le da lugar de exhibición a tomas experimentales, poco conocidas y menores. Arbus solía fotografiar las pantallas de las salas de cine y de la televisión. Volvía a capturar esas escenas íntimas o mórbidas, en ese instante magnificadas y públicas, como una operación que terminaba por devolverles intimidad al cambiarlas de formato. Las figuras de cera de personajes famosos, resguardadas en museos turísticos, aparecían frente a su lente como la posibilidad de abordar el horror, la sangre falsa y la muerte: la visceralidad sólo tenía lugar, en ese momento, en lo objetual.

Más allá de recorrer la carrera de Arbus, la curaduría desde el MET tiene una clara intención por mostrar y hacer circular su acervo, así como difundir las fotografías tempranas de la artista. Se parte desde su mito para darle mayor protagonismo a las imágenes soslayadas. Si bien el abordaje curatorial desde lo contemplativo favorece una visita centrada en las imágenes, en el montaje no se proveen las herramientas contextuales necesarias para el público que no conoce su obra —esto es, recursos didácticos que pongan en contexto su producción, tanto en su época como con sus contemporáneos y su relevancia posterior.

La muestra Diane Arbus. En el principio podrá visitarse del 14 de julio al 9 de octubre de 2017.

 

Tania Puente es investigadora y crítica de arte. Actualmente cursa la maestría en Curaduría en la UNTREF, Buenos Aires, Argentina.

[7 de septiembre de 2017]

Aq
Destacado: Los mexicanos ganadores del Premio Obras CEMEX 2017  
Código
noviembre 13, 2017
Ar
Memorial Chimalpopoca: una conversación con Lorena Wolffer
Jessica Berlanga Taylor
noviembre 07, 2017
Ar
Agenda: Lo más esperado del mes
Código
octubre 30, 2017
Aq
Entrevista con Forensic Architecture: La desaparición como narrativa
noviembre 16, 2017
Ar
Destacado: Quinta edición de Gallery Weekend CDMX
Código
noviembre 15, 2017
Ar
Reseña: arteBA Focus #2, con el sextante hacia el sur
Rafael Toriz
noviembre 09, 2017
Ar
Lo que queda del año: 10 exposiciones para cerrar el 2017
Código
junio 30, 2017
Ar
Opinión: ¿Para qué sirven las escuelas de arte en la actualidad?
Plataforma Arte Educación
febrero 08, 2017
Cn
15 películas del siglo XXI que destacan por su fotografía
julio 25, 2016
Cn
Las mejores 10 películas animadas de la última década
marzo 30, 2016
Aq
10 despachos jóvenes de Arquitectura en México
Código
agosto 30, 2013
Ar
Reseña: «Por desgracia, está vacío de música»
Emilio Hinojosa
octubre 20, 2017
Ar
Destacado: Trabajos en papel
Blanca Sotos
noviembre 10, 2017
Ar
Lista: 7 momentos fundamentales de Philippe Parreno
Nydia Valerio
octubre 25, 2017
Aq
Destacado: K-LIFE, un nuevo «solid surface» amigable con el ambiente
Código
noviembre 03, 2017
Ar
Destacado: UPFRONT, exposición de fotoperiodismo en el CCEMX
Código
octubre 27, 2017
Cn
Reseña: Stranger Things 2
Erik Mariñelarena
octubre 31, 2017
Ar
Columna: Mediaciones (2). Algunas preguntas por las condiciones de visibilidad del arte en el presente
Daniel Montero
octubre 18, 2017
Ds
Lista: 6 piezas destacadas de diseño mexicano en Inédito
Xavier Loránd
noviembre 16, 2017
Ar
Prometeo conceptual. Entrevista con John Baldessari
Ricardo Porrero
noviembre 03, 2017
Ar
Destacado: La propagación del mal, en el CCEMX
Código
octubre 24, 2017
Lo más leído