/ 5
Ar
Robert Ryman, Sin título (1958). Imagen cortesía
Ar
Robert Ryman, Curso (1994). Imagen cortesía
Ar
Robert Ryman, Cuadro de 8-1/2 pulgadas1(962). Imagen cortesía
Ar
Robert Ryman, Sin título (1973). Imagen cortesía
Ar
Robert Ryman, Sin título (1960). Imagen cortesía

Destacado: La experimentación acromática de Robert Ryman

Marzo 07, 2017

La importancia de la obra de Robert Ryman (Nashville, Tennessee, 1930) recae en su transgresión a los límites de la pintura y la manera en que transforma su percepción lumínica, pues las propiedades acromáticas de su obra van más allá de los materiales clásicos. Por primera vez en un museo de América Latina se presenta una muestra individual del artista, con 24 piezas que abarcan más de 5 décadas de su trabajo.

Ryman describe su práctica como un desafío, pues al conocer de manera meticulosa las posibilidades de sus materiales ha creado piezas con una economía de recursos que ofrecen al espectador diversas posibilidades para explorar la luz. Desde el inicio de su carrera, en los años cincuenta, incluyó en sus pinturas cartón, papel, aluminio, fibra de vidrio, porcelana y hasta plexiglás, para exponer las diferentes posibilidades de los matices en blanco. Su obra ha sido clasificada dentro del expresionismo abstracto, el minimalismo y el posminimalismo.

Cada pieza tiene sus propias cualidades, muchas de ellas fueron pensadas como parte del muro o para ser miradas con luz natural, por lo que la labor museística debe ser meticulosa; de hecho, para esta exhibición se ha engrapado una de ellas por primera vez en la historia a través de sus orificios originales para no dañarla. Algunas se colocaron superpuestas a la pared y al suelo, creando una suerte de pintura tridimensional o escultura que no sólo juega con los relieves de sus materiales, sino con las sombras que crea con la propia arquitectura del museo. Otras fueron pintadas sobre aluminio y una más con porcelana horneada sobre paneles de cobre.

Robert Ryman inicio su carrera en 1953 por casualidad, después de trabajar como guardia de seguridad en el Museo de Arte Moderno de Nueva York, dejando a un lado su carrera como saxofonista de jazz y comenzando una fructífera trayectoria en las artes visuales. Quien observa la obra de Ryman descubre las diferentes posibilidades del color para mutar hacia el blanco y sus matices, gracias al diálogo entre las texturas y materiales que las forman. El artista lleva al extremo los valores tonales, reflejos de luz y efectos espaciales que el blanco le ofrece, por lo que sus métodos figuran entre los más interesantes de la segunda mitad del siglo pasado. 

Anteriormente la muestra se exhibió en Dia: Chelsea (Nueva York), y fue traída al Museo Jumex, en la Ciudad de México, coordinada por Begoña Hano. La curaduría estuvo a cargo de Courtney J. Martin, profesora asistente de Historia del Arte y Arquitectura de Brown University, en colaboración con Megan Holly Witko, curadora asistente de Dia Art Foundation. Las piezas recabadas pertenecen a The Greenwich Collection, Ltd., La Colección Jumex y colecciones privadas.

La exposición Robert Ryman estará abierta al público hasta en 30 de abril de 2017 en el Museo Jumex.

[7 de marzo de 2017]

Lo más leído