/ 4
Cn
Ai Weiwei en un campo de refugiados entre Grecia y Macedonia (2016). © Matt Cardy/Getty Images
Cn
Instalación frente al Konzerthaus en Berlin (2016). © Clemens Bilan/Getty Images)
Cn
© Rohit Chawla
Cn
Ai Weiwei en un campo de refugiados entre Grecia y Macedonia (2016). © REUTERS/Stoyan Nenov

Destacado: Flujo humano, un documental de Ai Weiwei

Marzo 06, 2017

“Un refugiado podría ser cualquiera, podríamos ser tú o yo”, son las palabras del artista y activista chino Ai Weiwei (Pekin, China, 28 de agosto de 1957) para referirse a la crisis migratoria que actualmente se vive en el mundo. El artista que se ha caracterizado por ser un critico de las injusticias sociales y la corrupción en el gobierno, ha anunciado que prepara un nuevo proyecto, un largometraje documental titulado Flujo Humano (Flow Human) el cual buscará hacer consciencia acerca de la crisis de refugiados en el mundo, considerada por él una crisis humana.

El documental fue grabado a lo largo de un año en que el equipo de Ai Weiwei viajo a países como Afganistán, Bangladesh, Francia, Grecia, Alemania, Hungría, Irak, Israel, Italia, Jordania, Kenia, Líbano, Macedonia, Malasia, México, Pakistán, Palestina, Serbia, Suiza, Siria, Tailandia y Turquía, para convivir con comunidades migrantes y reunir sus experiencias. La cercanía que el artista siente con esta problemática mundial no es fortuita, durante el Movimiento Antiderechista en China su padre, el poeta Ai Qing fue acusado de derechismo y él y su familia fueron exiliados de la ciudad de Pekin durante 16 años, Ai Weiwei regresó a esta a la muerte de Mao Zedong en 1976. Además en 2011 él mismo fue detenido durante 81 días como medida del gobierno en contra de sus posturas políticas. Después de su liberación las autoridades le prohibieron salir del país, lo cual no detuvo la diffusion de su obra.

Su trabajo con temáticas migratorias no es nuevo pues anteriormente intervino las columnas frontales de la sala de conciertos Konzerthaus de Berlin con chalecos salvavidas, misma instalación que también se trasladó al palacio de Belvedere de Viena. Es popular la fotografía en la que el artista aparece recostado en una playa en la misma posición que Aylan Kurdi, el niño sirio cuyo cuerpo fue encontrado en 2015 en costas turcas, padeciendo mientras él y su familia huían de la violencia en Medio Oriente. Antecedentes que refuerzan la empatía del artista acerca de que todos somos migrantes de alguna manera: por razones políticas, hambruna, problemas ambientales o por voluntad.

Ai Weiwei trabajó de la mano con Chin-Chin Yap, Heino Dechert, AC Films y Participant Media para la producción del documental, el cual aparece en un momento crucial para la historia en la que los desplazamientos humanos han alcanzado sus niveles más altos. Flujo Humano se cimienta en el valor de los derechos humanos y propone una mirada sensible y compasiva hacia esta problemática. Se prevé que el documental sea estrenado en el verano de 2017.

 


[6 de marzo de 2017]

Lo más leído