/ 6
Op
FR-EE, FRENTE Arquitectura y RDGV arquitectura + urbanismo, Corredor Cultural Chapultepec (2015). Render. Tomada del sitio web del CCC
Op
FR-EE, FRENTE Arquitectura y RDGV arquitectura + urbanismo, Corredor Cultural Chapultepec (2015). Render. Tomada del sitio web del CCC
Op
FR-EE, FRENTE Arquitectura y RDGV arquitectura + urbanismo, Corredor Cultural Chapultepec (2015). Render. Tomada del sitio web del CCC
Op
FR-EE, FRENTE Arquitectura y RDGV arquitectura + urbanismo, Corredor Cultural Chapultepec (2015). Render. Tomada del sitio web del CCC
Op
FR-EE, FRENTE Arquitectura y RDGV arquitectura + urbanismo, Corredor Cultural Chapultepec (2015). Render. Tomada del sitio web del CCC
Op

Corredor Cultural Chapultepec: 6 expertos opinan

agosto 26, 2015

El Corredor Cultural Chapultepec de Fernando Romero (FR-EE) es una de las propuestas urbanísticas, de diseño y arquitectura más polémicas de los meses recientes en la ciudad de México. Código consultó a una serie de expertos para conocer su punto de vista sobre esta estructura de dos pisos que, idealmente, será terminada en 2017. Aquí el resultado.

 

Víctor Alcérreca (Arquitecto y crítico)

Estoy completamente en desacuerdo con este proyecto. Si lo ves por el lado arquitectónico es anacrónico, ilógico, atenta contra los principios básicos de la arquitectura. Quizá lo más grave de la discusión tiene que ver con la política pública: ha sido oscura y turbia. He estado siguiendo los debates alrededor del Corredor. El pasado lunes 24 de agosto asistí a una reunión en el Colegio de Arquitectos. Hay que decirlo: la propuesta está bien articulada legalmente, no creo que la consulta ciudadana que se quiere organizar tenga ningún impacto. Lo único que podría detener este proyecto es que algunos de los actores que tomaron la decisión de hacerlo sienta que sus intereses corren peligro porque la ciudad no está siendo tomada en cuenta.

2

FR-EE, FRENTE Arquitectura y RDGV arquitectura + urbanismo, Corredor Cultural Chapultepec (2015). Render. Tomada del sitio web del CCC

 

Tatiana Bilbao (Arquitecta)

El principal problema es que no es una propuesta atinada para la zona. Si el proyecto arquitectónico contempla escaleritas, banquitas y pisos de madera o de piedra da igual; si fue o no seleccionado por concurso, también. El problema, en realidad, es de concepción. Me parece rarísimo un espacio público como éste. No se me hace lógico. No es un terreno del gobierno sino una vialidad muy usada.

Es cierto que Chapultepec genera un obstáculo para el peatón. Además es una zona que queda como un sándwich: está entre las colonias Condesa, Cuauhtémoc —que está floreciendo increíblemente—, y Juárez, muy activa. El tráfico es muchísimo, hay mucho comercio, existen terrenos abandonados y por la noche no es la zona más segura. Pero en el día es muy activa, hay una cantidad cada vez mayor de oficinas que han ocupado el territorio.

Reforma es un ejemplo muy claro de lo que se puede hacer. El gobierno de la ciudad no tenía dinero para invertir, así que cambió el uso de suelo y pidió a los propietarios de alrededor un impuesto que se utilizó para hacer jardineras, calles, áreas peatonales. Al final, se reactivó la zona, ofrecieron incentivos para dar densidad a los predios y les quitaron el predial por ocho años a condición de que construyeran. Todo esto reactivó Reforma, que se convirtió en un espacio increíble y público.

Al desarrollar un proyecto como el Corredor Chapultepec, obligas a que el inversionista lo convierta en rentable. Pero como no tiene propiedades alrededor, debe recuperar su inversión en unos cuantos metros de espacio que tiene que vender.

Otro problema: si esta inversión privada tuviera un beneficio público el segundo piso sale sobrando. La única razón por la que se necesita un segundo piso es para recuperar la inversión. Así los espacios se van a vender sí o sí. Es muy probable que disminuya el potencial de los comercios de la zona. No han comparado al Corredor con otros centros comerciales, pero estoy segura que equivaldrá a lugares como Perisur o Plaza Satélite.

La estrategia es equivocada, no genera incentivos que hagan del proyecto uno exitoso a corto y a largo plazo para beneficiar a la ciudad.

1

FR-EE, FRENTE Arquitectura y RDGV arquitectura + urbanismo, Corredor Cultural Chapultepec (2015). Render. Tomada del sitio web del CCC

 

 

Fernanda Canales (Arquitecta)

Los países que hace décadas plantearon segundos pisos sobre sus avenidas hoy los están quitando. El caso del High Line de Nueva York es distinto, se trataba de una vía de tren abandonada cuya transformación no incluye comercios arriba sino un parque lineal de verdad.

Para fortalecer el tejido urbano y comercial de una zona no hay más que construir amplias banquetas, dando prioridad al peatón —a nivel de calle—, a los sistemas de transporte público y a las conexiones transversales. ¿Por qué no replicar los modelos que han funcionado en otras ciudades (la Rambla en Barcelona; Paseo de la Castellana y Serrano en Madrid; París, Berlín…)? Ninguno ha dejado que se construya un centro comercial sobre una de sus grandes avenidas. Lo que se desea no son espacios “públicos” privatizados sino ciudades donde la calle, abierta, se convierta en plaza.

3

FR-EE, FRENTE Arquitectura y RDGV arquitectura + urbanismo, Corredor Cultural Chapultepec (2015). Render. Tomada del sitio web del CCC

 

Juan Carlos Cano (Arquitecto)

¡Qué polémico! Creo que este Corredor está muy mal. Es evidente que Chapultepec es una vía deteriorada, aunque no es prioritaria en la ciudad. Pero ya que van a hacer un proyecto, está bien que haya propuestas. No obstante, este caso en particular ha sido poco transparente. La estrategia fue una ocurrencia que en ningún momento se hizo pública: tratándose de una avenida principal de la ciudad debió haber una decisión de carácter público.

Con respecto al proyecto arquitectónico-urbano, resulta absurdo querer hacer un High Line donde no lo hay. En el caso de Nueva York tiene sentido porque es una vía que estaba abandonada y posteriormente se aprovechó. Sin embargo, crear un segundo piso para hacer una vialidad peatonal es completamente absurdo cuando uno de las propuestas es juntar dos colonias (la Roma y la Condesa con la Juárez) que como propósito es bastante coherente. Pero hacer un segundo piso con un centro comercial lo que genera es lo contrario: separar dos colonias. A nivel de piso vas a tener un bajo puente horrible y si quieres caminar te van a obligar a subir a un segundo piso con un centro comercial. Esto es casi contradictorio, tomando en cuenta al peatón.

Si tuviera que haber una propuesta para Chapultepec, lo más coherente es simplemente ampliar banquetas, mejorar el transporte público y hacer de la avenida una mucho más amigable con una solución barata y sencilla. Si lo ves desde el aspecto económico, también se podrían aprovechar todas las propiedades que están ahí, que se pueden revaluar. La inversión que se haga va a influir en el valor de los edificios que están de frente a la avenida y que actualmente, como es una zona degradada, valen poco. En resumen: ampliar banquetas y hacer un transporte público eficiente —tipo Metrobús— para que puedas reducir los carriles sin tener problemas.

4

FR-EE, FRENTE Arquitectura y RDGV arquitectura + urbanismo, Corredor Cultural Chapultepec (2015). Render. Tomada del sitio web del CCC

 

Alejandro Hernández (Arquitecto y editor)

Se trata de un proyecto que está mal por muchos aspectos, pero principalmente por tres: en el ámbito arquitectónico urbano es bien sabido —por gente que habla de ciudad, urbanismo, etc.—, que mandar al peatón a la azotea es algo que no tiene sentido. Por otro lado, los arquitectos involucrados nos quieren hacer creer que es un proyecto transparente que ha cumplido con los tiempos estipulados, pero no lo es. Hay muchas cosas que están en el aire, como el hecho de que sea un proyecto que se ha trabajado desde hace un par de años mientras que el concurso para escogerlo, en realidad, no tiene tanto tiempo. En este contexto, también existe la duda en torno a los estudios que se han realizado para explorar la viabilidad, pareciera que sólo se tomaron en cuenta cuestiones económicas.

El tercer punto es la falta de comunicación con la gente. Es un proyecto que debería existir con variedad de opciones, que debió haber tomado en cuenta la opinión pública y factores como la segregación que se va a generar a partir de su construcción. Además, es obvio que el tipo de comercios que se pondrán en este espacio no serán incluyentes en términos económicos. Y aunque el acceso para subir a la terraza del nuevo Starbucks —porque seguramente habrá uno— sea gratis, es muy probable que el común denominador de la gente no lo haga porque no van a subir a ver a los clasemedieros burgueses tomándose un café de $50 pesos. Así, la idea de inclusión se vuelve completamente errónea. Este proyecto, además de todo, está segregando más el área.

5

FR-EE, FRENTE Arquitectura y RDGV arquitectura + urbanismo, Corredor Cultural Chapultepec (2015). Render. Tomada del sitio web del CCC

 

Mauricio Rocha (Arquitecto)

A mí me invitaron a ser parte del consejo. Básicamente fuimos a ver el proyecto, y la única intención era usar nuestro nombre para validarlo sin hacer una verdadera crítica. Por lo que concluí que no formaría parte de él. Sin duda alguna, lo grave es que hayan hecho un concurso donde parece que el proyecto fue dado a aquél que tiene vínculos con las empresas que están detrás, y no a un arquitecto con un buen currículum.

El proyecto es fallido por muchas cuestiones arquitectónicas, urbanas y sociales, y en lo económico sólo se buscó generar ingresos para unos cuantos. Considerando que no se tomó en cuenta la participación ciudadana y que el proyecto ganador no es aquel que generara una mejor experiencia, no sólo es una catástrofe para la ciudad sino también para quienes nos dedicamos a esto.

FR-EE, FRENTE Arquitectura y RDGV arquitectura + urbanismo, Corredor Cultural Chapultepec (2015). Render. Tomada del sitio web del CCC

FR-EE, FRENTE Arquitectura y RDGV arquitectura + urbanismo, Corredor Cultural Chapultepec (2015). Render. Tomada del sitio web del CCC

 

 

Cn
A la deriva entre puntos y líneas. Entrevista con Alexander Schellow
Martina Spataro
diciembre 20, 2017
Ar
2018: Las exposiciones más esperadas del primer trimestre
Código
enero 02, 2018
Cn
Lista: 7 documentales sobre el ejército en las calles
Magaly Olivera
diciembre 18, 2017
Cn
Reseña: Star Wars: The Last Jedi y el final del mito
Edgar Rodríguez
diciembre 19, 2017
Ar
Lo mejor de 2017: Los artistas opinan
diciembre 26, 2017
St
Ciudad de México: 5 creadores recomiendan sus lugares favoritos
diciembre 14, 2017
Ar
Lo que queda del año: 10 exposiciones para cerrar el 2017
Código
junio 30, 2017
Ar
Opinión: ¿Para qué sirven las escuelas de arte en la actualidad?
Plataforma Arte Educación
febrero 08, 2017
Cn
15 películas del siglo XXI que destacan por su fotografía
julio 25, 2016
Ds
CDMX: 10 tiendas de diseño que debes conocer
Código
diciembre 20, 2017
Ar
Destacado: Terrence Zhang, fotógrafo de arquitectura
Nydia Valerio
diciembre 22, 2017
Aq
Lo mejor de 2017: Arquitectura y diseño
diciembre 27, 2017
Aq
Columna: Santa Fe a La Mexicana
Juan José Kochen
enero 10, 2018
Cn
Reseña: El espejo opaco. Cuarta temporada de Black Mirror
Rodrigo Pérez-Grovas
enero 05, 2018
Ar
Lista: CDMX, 10 espacios culturales imperdibles
Código
diciembre 18, 2017
Ar
El 2018 en arte: las exposiciones internacionales
Código
enero 08, 2018
Ar
Columna: La imposibilidad de matar al padre
Daniel Montero
diciembre 20, 2017
Ar
Destacado: Paz Errázuriz en el Museo Amparo
Código
diciembre 27, 2017
Lo más leído