/ 6
Ar
Gráfica. Colección Toledo/INBA (2017). Fotografías de Juan José Kochen.
Ar
Gráfica. Colección Toledo/INBA (2017). Fotografías de Juan José Kochen.
Ar
Gráfica. Colección Toledo/INBA (2017). Fotografías de Juan José Kochen.
Ar
Gráfica. Colección Toledo/INBA (2017). Fotografías de Juan José Kochen.
Ar
Gráfica. Colección Toledo/INBA (2017). Fotografías de Juan José Kochen.
Ar
Gráfica. Colección Toledo/INBA (2017). Fotografías de Juan José Kochen.

Columna: Colección gráfica

septiembre 06, 2017

La colección gráfica de Francisco Toledo incluye más de 25 mil piezas de 1,400 artistas. En un inicio como parte del acervo de la Casa de la Cultura de Juchitán, y posteriormente del Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO), Toledo acumuló una vasta obra que en 2015 donó al Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA). Gráfica. Colección Toledo/INBA reúne una muestra de 200 piezas y más de 50 artistas en el Centro de las Artes de San Agustín Etla (CASA). Producto de una entrevista con Daniel Brena sobre los inicios de la gráfica, Toledo declara:

Salí a los trece años del sur de Veracruz y vine a Oaxaca a estudiar la secundaria. Mi familia me inscribió al Instituto de Ciencias y Artes. En la mañana iba a la escuela y tenía la tarde libre. Entonces un familiar de mi papá me sugirió que me inscribiera a la escuela de Bellas Artes. En la biblioteca de la escuela vi algunos libros sobre muralismo, José Clemente Orozco. Vi grabados de William Blake y algunas cosas de Pablo Picasso. En la escuela tuve dos maestros, que fueron miembros del Taller de Gráfica Popular: Rina Lazo daba clases de pintura y Arturo García Bustos enseñaba grabado en linóleo.

La exposición —inaugurada en mayo y exhibida hasta finales de este año— narra estas vicisitudes a partir del trabajo de artistas, maestros, amigos y colegas de Toledo. Se entrevé la conexión entre el impulso de coleccionar y la disciplina de un diario para cimentar un trayectoria profesional. Como reseña Deyan Sudjic en su Diccionario del mundo moderno, en cierto sentido un diario es una colección de momentos; para proponer una colección hay que saber bien lo que es y lo que implica su existencia. Coleccionamos o acumulamos por naturaleza; sin embargo, los momentos y recuerdos o las anécdotas y memorias significan cada uno de los objetos.

Yo empecé a comprar gráfica porque se hizo la Casa de la Cultura de Juchitán. Pero nunca fui coleccionista. Nunca tuve ningún interés, ni de coleccionar mi obra ni la de otras gentes. Cuando se habló de hacer la Casa de la Cultura, yo tenía algunos grabados que me habían regalado. Y en mis viajes —que siguieron a la apertura de la Casa de la Cultura de Juchitán— hablé con Bramsen para que me vendiera obras. Otras me las regaló.

La muestra adquiere mayor relevancia con el testimonio de la crónica de Toledo. No sólo por los personajes descritos sino por los lugares visitados, pasando por Oaxaca, Juchitán, Texas, Ciudad de México, Roma, Venecia, Oslo, Nueva York, Morelia, Puebla, en fin. La historia revela que para el punto de partida creativo no hay límites sino impulsos personales, y en el caso de Toledo, una ambición y gusto por el arte, los materiales, las ideas y experiencias compartidas.

Las colecciones son un medio para organizar la historia, ya sea de una sola persona o de toda una vanguardia, movimiento y forma de expresión. Como lo planteara Walter Benjamin en Illuminations, una colección puede dar orden a un desorden: «Toda pasión raya en lo caótico. Sin embargo, la pasión del coleccionista raya en el caos de las memorias. ¿Qué es la colección sino un desorden al cual el hábito acomoda para que parezca orden?… El encanto más profundo para el coleccionista es poner los elementos individuales dentro de un círculo mágico en el que se paralizan, provocando esta emoción final, la emoción de la adquisición que pasa sobre de ellos».

Para Toledo el coleccionismo resulta de ese deambular inherente por el arte, su obra y aprendizaje, sus tránsitos y demoras. En esta muestra se reflejan sus influencias, afecciones, aprendizajes y evoluciones. Es una retrospectiva de alteridad: su mirada en la gráfica de otros artistas. De tal forma, los objetos y las obras de arte adquieren rasgos afectivos y empíricos en una colección gráfica de momentos.

 

Juan José Kochen es arquitecto, editor y consultor. Escribió para Reforma, fue editor de Arquine, consultor del Infonavit y becario de la Graham Foundation. Es coordinador de Fundación ICA, becario del Fonca y profesor en la UNAM, la Universidad Iberoamericana y CENTRO.

[6 de septiembre de 2017]

Cn
A la deriva entre puntos y líneas. Entrevista con Alexander Schellow
Martina Spataro
diciembre 20, 2017
Ar
2018: Las exposiciones más esperadas del primer trimestre
Código
enero 02, 2018
Cn
Lista: 7 documentales sobre el ejército en las calles
Magaly Olivera
diciembre 18, 2017
Cn
Reseña: Star Wars: The Last Jedi y el final del mito
Edgar Rodríguez
diciembre 19, 2017
Ar
Lo mejor de 2017: Los artistas opinan
diciembre 26, 2017
St
Ciudad de México: 5 creadores recomiendan sus lugares favoritos
diciembre 14, 2017
Ar
Lo que queda del año: 10 exposiciones para cerrar el 2017
Código
junio 30, 2017
Ar
Opinión: ¿Para qué sirven las escuelas de arte en la actualidad?
Plataforma Arte Educación
febrero 08, 2017
Cn
15 películas del siglo XXI que destacan por su fotografía
julio 25, 2016
Ds
CDMX: 10 tiendas de diseño que debes conocer
Código
diciembre 20, 2017
Ar
Destacado: Terrence Zhang, fotógrafo de arquitectura
Nydia Valerio
diciembre 22, 2017
Aq
Lo mejor de 2017: Arquitectura y diseño
diciembre 27, 2017
Aq
Columna: Santa Fe a La Mexicana
Juan José Kochen
enero 10, 2018
Cn
Reseña: El espejo opaco. Cuarta temporada de Black Mirror
Rodrigo Pérez-Grovas
enero 05, 2018
Ar
Lista: CDMX, 10 espacios culturales imperdibles
Código
diciembre 18, 2017
Ar
El 2018 en arte: las exposiciones internacionales
Código
enero 08, 2018
Ar
Columna: La imposibilidad de matar al padre
Daniel Montero
diciembre 20, 2017
Ar
Destacado: Paz Errázuriz en el Museo Amparo
Código
diciembre 27, 2017
Lo más leído