/ 12
Vd
Livin Studio, Fungi Mutarium (2014). Cortesía del estudio
Vd
Livin Studio, Fungi Mutarium (2014). Cortesía del estudio
Vd
Livin Studio, Fungi Mutarium (2014). Cortesía del estudio
Vd
Livin Studio, Fungi Mutarium (2014). Cortesía del estudio
Vd
Livin Studio, Fungi Mutarium (2014). Cortesía del estudio
Vd
Livin Studio, Cubiertos para Fungi Mutarium (2014). Cortesía del estudio
Vd
Livin Studio, Cubiertos para Fungi Mutarium (2014). Cortesía del estudio
Vd
Livin Studio, Cubiertos para Fungi Mutarium (2014). Cortesía del estudio
Vd
Livin Studio, Cubiertos para Fungi Mutarium (2014). Cortesía del estudio
Vd
Livin Studio, Cubiertos para Fungi Mutarium (2014). Cortesía del estudio
Vd
Livin Studio, Cubiertos para Fungi Mutarium (2014). Cortesía del estudio
Vd
Livin Studio, Cubiertos para Fungi Mutarium (2014). Cortesía del estudio

Video: Nuevos alimentos de biodiseño

enero 05, 2015

El proceso de degradación del plástico tradicional toma entre veinte y mil años para desvanecerse en la naturaleza, tiempo suficiente para perturbar el curso de la flora y la fauna. Algunos proyectos de diseño recientes hacen uso de materiales vivos para producir objetos que mejoren el rendimiento ecológico. La propuesta de Livin Studio —fundado en Viena, Austria—, en colaboración con microbiólogos de la Universidad de Utrecht —de los Países Bajos— propone un experimento provocativo que podría transformar la producción de alimentos en las siguientes décadas: Fungi Mutarium.

descarga

Aún en su fase prototípica, es un laboratorio de alimentos que funciona a través de un proceso de cultivación de hongos que digieren plástico mientras crecen, respaldado por el trabajo de la investigación neerlandense que indica que la especie puede degradar dichas toxinas y ser comestibles. El hongo (específicamente, su parte vegetal, llamada micelio) es insertado a las formas cóncava del dispositivo, denominadas “FU” e inspiradas en la forma de la planta. Ahí es mezclado con agar (sustancia gelatinosa que se obtiene de varios tipos de alga), almidón y azúcar, que le aportan mayor valor nutrimental.

cuerpo-FU_LabTests

El resultado es un micelio comestible de sabor neutral; los investigadores aún trabajan en nuevas fórmulas para condimentarlo, de manera que el paladar Occidental lo reciba con mayor agrado. El proceso de digestión del hongo, que puede tardar varios meses, se encuentra en experimentación para una incubación más veloz. Adicionalmente, el estudio diseñó una serie de cubiertos específicamente para el novedoso alimento.

Cuerpo-descarga-(4)

 

_
[5 de enero de 2014]

Cn
A la deriva entre puntos y líneas. Entrevista con Alexander Schellow
Martina Spataro
diciembre 20, 2017
Ar
2018: Las exposiciones más esperadas del primer trimestre
Código
enero 02, 2018
Cn
Lista: 7 documentales sobre el ejército en las calles
Magaly Olivera
diciembre 18, 2017
Cn
Reseña: Star Wars: The Last Jedi y el final del mito
Edgar Rodríguez
diciembre 19, 2017
Ar
Lo mejor de 2017: Los artistas opinan
diciembre 26, 2017
St
Ciudad de México: 5 creadores recomiendan sus lugares favoritos
diciembre 14, 2017
Ar
Lo que queda del año: 10 exposiciones para cerrar el 2017
Código
junio 30, 2017
Ar
Opinión: ¿Para qué sirven las escuelas de arte en la actualidad?
Plataforma Arte Educación
febrero 08, 2017
Cn
15 películas del siglo XXI que destacan por su fotografía
julio 25, 2016
Ds
CDMX: 10 tiendas de diseño que debes conocer
Código
diciembre 20, 2017
Ar
Destacado: Terrence Zhang, fotógrafo de arquitectura
Nydia Valerio
diciembre 22, 2017
Aq
Lo mejor de 2017: Arquitectura y diseño
diciembre 27, 2017
Aq
Columna: Santa Fe a La Mexicana
Juan José Kochen
enero 10, 2018
Cn
Reseña: El espejo opaco. Cuarta temporada de Black Mirror
Rodrigo Pérez-Grovas
enero 05, 2018
Ar
Lista: CDMX, 10 espacios culturales imperdibles
Código
diciembre 18, 2017
Ar
El 2018 en arte: las exposiciones internacionales
Código
enero 08, 2018
Ar
Columna: La imposibilidad de matar al padre
Daniel Montero
diciembre 20, 2017
Ar
Destacado: Paz Errázuriz en el Museo Amparo
Código
diciembre 27, 2017
Lo más leído