/ 12
Ar
Bleed&Burn (2016). The Soap Factory
Ar
Channy Leaneagh, Alt-Die (2016). Del proyecto Bleed&Burn de The Soap Factory
Ar
Crystal Quinn, Pissing in the bath (2016). Del proyecto Bleed&Burn de The Soap Factory
Ar
Occupy Museum, Baner para el #J20 en el Withney Museum
Ar
Occupy Museum, Baner para la huelga de arte #J20
Ar
Occupy Museum, Baner para la huelga de arte #J20
Ar
Barbara Kruger, Portada de la revista New Yorker (2016).
Ar
t.Rutt, T.Rump Bus (2016)
Ar
t.Rutt, T.Rump Bus (2016)
Ar
Shepard Fairey, Ernesto Yerena, and Jessica Sabogal, We The People (2016). Edición especial para la toma de proestad de Donald Trump
Ar
Shepard Fairey, Ernesto Yerena, and Jessica Sabogal, We The People (2016). Edición especial para la toma de proestad de Donald Trump
Ar
Shepard Fairey, Ernesto Yerena, and Jessica Sabogal, We The People (2016). Edición especial para la toma de proestad de Donald Trump

Lista: El arte contra Trump: 5 proyectos de oposición

Enero 20, 2017

El día ha llegado. La investidura de Donald Trump como presidente de Estados Unidos ha generado múltiples protestas en diversos sectores sociales del país norteamericano. Y en el medio del arte no ha sido la excepción. Un grupo de artistas, curadores y críticos han llamado a unirse a una huelga de arte bajo la frase #J20 Art Strike, como una manifestación en contra del nuevo gobierno. Por su parte, muesos como el Whitney Museum, el MoMA o el Guggenheim ofrecerán la entrada gratuita a sus instalaciones

A propósito de la toma de posesión, seleccionamos 5 proyectos recientes que no sólo cuestionan la imagen e ideología del ahora presidente, sino también se levantan como estandartes de oposición.

 

1. Bleed & Burn (12 banderas), varios artistas

Como parte de un “discurso simbólico”, el laboratorio de experimentación artística The Soap Factory convocó a 12 artistas para diseñar 13 banderas que confrontaran los fundamentos ideológicos que expresó Trump durante su campaña electoral y que ahora ejemplifican su forma y gabinete de gobierno: misoginia, racismo y xenofobia.

Cada una de las banderas, creadas por artistas como Katy Collier, Katinka Galanos, Sam Gould, Crystal Quinn y Sarah Petersen, entre otros, serán quemadas en distintas locaciones seleccionadas por cada creador. El acto se sustenta en la Primera enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, y el espacio invita al público a personalizar y quemar sus propias banderas. Un acto que transgrede el nacionalismo enarbolado por Trump.

Bleed&Burn (2016). The Soap Factory

 

2. Banners para la huelga de #J20, de Occupy Museums

“¿Cuál es la responsabilidad de los artistas —y otros agentes culturales— con una nación que está por adentrarse al fascismo?” Si desde sus inicios en 2011, en medio del movimiento Ocuppy Wall Street, se opusieron al sistema elitista, jerárquico y neoliberal de arte a través de protestas, su respuesta frente al asenso de un fascista parece obvia: la huelga. La anterior pregunta es parte de una serie de cuestionamientos que el colectivo de artistas y activistas, Occupy Museums, plantea para poner en tensión el rol de las instituciones y agentes del arte en un momento político como éste.

Además de llamar a la huelga de #J20 —de la que serán parte artistas como Julieta Aranda, Allora y Calzadilla, Noah Fischer, Andrea Fraser, Coco Fusco, Joan Jonas, Barbara Kruger, Walid Raad, Richard Serra, Cindy Sherman, Anton Vidokle, Thomas Hirschhorn y las Guerrilla Guirls, entre otros—, Ocuppy Museums creó toda una identidad visual  a través de pancartas y banners que llaman a la resistencia. Además, este viernes ocuparán un salón del Whitney Museum para organizar un foro en donde se discutirán las propuestas y acciones para diseñar actos creativos de resistencia.

Occupy Museum, Baner para el #J20 en el Withney Museum

 

3. Portada de la revista New York, de Barbara Kruger

 Barbara Kruger fue clara en su mensaje: Donald Trump es un perdedor. ¿Pero ese es en realidad su significado? Después de haber colaborado para la revista con una portada sobre la renuncia del demócrata Elito Spitzer, la artista fue convocada nuevamente por la New York Magazine para realizar la portada de su edición dedicada a las elecciones. Visual y estéticamente, la propuesta conjuga imagen y texto como en sus icónicas obras. La representación, sin embargo, está sujeta a diversas lecturas. Para el editor Adam Moss, la imagen era tan atractiva como potente y podía interpretarse de tres maneras: como Trump hablando (los epítetos de una sola palabra son su especialidad), como una descripción de Trump, o como un llamado al resultado de la elección.

El mensaje también es para los estadounidense. Moss explicó un cuarto significado: “Trump ya cambió a América, no para mucho mejor. En ese sentido, también todos somos perdedores.”

Barbara Kruger, Portada de la revista New Yorker (2016).

 

4. T. Rump Bus, de t.Rutt

Arriba de un camión también se pueden transformar discursos. De ser utilizado como transporte de una campaña basada en el nacionalismo extremo y el odio, se convirtió en una plataforma artística rodante. Después de ser utilizado para transportar a Donald Trump durante su campaña en Iowa, el artista, economista y activista t.Rutt compró el autobús y, aunque conservó su estado original, su misión cambió por completo.

El T. Rump, cuyo nombre es un claro mensaje de protesta, ahora recorre diferentes regiones de Estados Unidos para generar programas artísticos que cuestionen los discursos de Trump y dialoguen sobre temas como racismo, xenofobia, migración, religión, etc. El camión ha recorrido más de un millón de millas hasta el momento.

t.Rutt, T.Rump Bus (2016)

 

5. We the People, de Shepard Fairey, Jessica Sabogar y Ernesto Yerena

“Hace ocho años, el artista Shepard Fairey diseño la icónica imagen que capturó un período de ESPERANZA en América. Hoy estamos en un momento muy diferente, uno que requiere nuevas imágenes que rechacen el odio, el miedo, el racismo abierto que se normalizó durante la campaña presidencial de 2016.” Así inicia la campaña de Kickstarter lanzada por la Amplifier Foundation con la que se convocó a apoyar la difusión masiva de una serie de nuevos carteles.

El proyecto es ambicioso y, de lograrse, poderoso: la fundación comisionó a Fairey, Jessica Sabogar y Enesto Yerena para trabajar con fotógrafos y diseñar carteles que capturaran la diversidad de Estados Unidos. Ya no es Obama, ahora los protagonistas son mujeres latinas, afroamericanas, musulmanas, amantes del mismo sexo y representantes de pueblos nativos de Estados Unidos. Aunque los diseños están disponibles para descarga gratuita y serán distribuidos por Washington durante la toma de protesta, la campaña de recaudación serviría para pagar todos los anuncios de publicidad del periódico Washington Post y ocuparlos con los carteles. De una meta estimada en $60, 000, el proyecto alcanzó la suma de $1, 365.105. Los alcances están por verse.

Shepard Fairey, Ernesto Yerena, and Jessica Sabogal, We The People (2016). Edición especial para la toma de proestad de Donald Trump

[20 de enero de 2016]

Lo más leído