/ 6
Aq
Norman Foster + Partners y Rubio Arquitectos, Proyecto Trazo Oculto (2016). @ Norman Foster
Aq
Norman Foster + Partners y Rubio Arquitectos, Proyecto Trazo Oculto (2016). @ Norman Foster
Aq
Norman Foster + Partners y Rubio Arquitectos, Sección transversal (eje Norte-Sur) de Trazo Oculto (2016). @ Norman Foster
Aq
Norman Foster + Partners y Rubio Arquitectos, Proyecto Trazo Oculto (2016). @ Norman Foster. Imagen tomada de museodelprado.es
Aq
Norman Foster + Partners y Rubio Arquitectos, Proyecto Trazo Oculto (2016). @ Norman Foster
Aq
Campus Prado. Imagen tomada de museodelprado.es

Ampliación del Museo del Prado: Salón de Reinos, por Foster y Rubio

noviembre 25, 2016

Foster + Partners L.T.D. y Rubio Arquitectura S.L.P. ganó el Concurso internacional para la rehabilitación arquitectónica y adecuación museística del Salón de Reinos, con lo que el Museo del Prado aumentará en 2,500 m2 su espacio expositivo. El proyecto, además de revitalizar y restaurar el histórico recinto, propone integrar el inmueble al circuito de edificios que actualmente conforman el complejo del Prado, así como a los espacios públicos que los rodean y los enlaces subterráneos entre estos.

Bajo el nombre de Traza oculta, la propuesta arquitectónica contempla un programa de necesidades holístico y visionario que respeta el pasado y valora el presente. Los arquitectos regresan en el tiempo para recuperar el esplendor de la original fachada barroca del siglo XVII, por lo que se eliminarán los pisos que se añadieron a finales del siglo XIX y principios del XX. La intervención generara un espacio semiabierto en el Salón que será parcialmente visible desde el exterior gracias a la apertura que se realizará en los muros exteriores, lo que permitirá el ingreso de la luz y la filtración del entorno. Esta permeabilidad invita a recorrer el espacio, conectando al usuario con el entorno y abre la posibilidad de encuentro y esparcimiento con las cafeterías al aire libre en la terraza ubicada al norte.

La recuperación de la fachada sur implica una serie de desafíos que Foster y Rubio resuelven de forma creativa e innovadora. La demolición de los pisos intermedios no disminuye los metros cuadrados de exposición pues se añadirá un tercer piso de doble altura propiciando un diálogo entre el estilo barroco y el contemporáneo. Adicionalmente, la actual cubierta se reemplazará por un techo inteligente y sustentable con doble función: por un lado, sus celdas solares recolectaran la energía requerida para el funcionamiento del edificio; y por otro, dará sombra al paramento sur.

El enfoque público del diseño de Traza oculta se refuerza con la ubicación de las galerías en la parte superior y el atrio de la planta baja que incluye áreas recreativas y de exposición que se integran a la circulación y reconectan la nueva sede museológica con su entorno. Así, para los arquitectos este nivel es “el corazón del nuevo edificio”.

La realización del proyecto ejecutivo iniciará a principios de 2017 y se estima concluya en dieciséis meses. Se prevé que el inicio de las obras coincidirá con el bicentenario del Museo del Prado en 2019. Con un costo estimado de 30 millones de euros, el anteproyecto y los planos urbanísticos deberán ser aprobados previo a su ejecución.

El Museo del Prado anunció que tanto el proyecto ganador como los siete finalistas serán expuestos a partir del 1 de diciembre. De los ocho equipos seleccionados en la última fase del Concurso, destacan aquellos en los que participan tres ganadores del Pritzker: Foster + Partners y Rubio Arquitectura; Souto de Moura Arquitectos, Juan Miguel Hernández León y Carlos de Riaño Lozano; y O.M.A. (Office for Metropoliitan Architecture), de Rem Koolhaas y Elia Zenghelis. Así como 4 reconocidas firmas de la escena arquitectónica: Cruz y Ortiz Arquitectos; Nieto Sobejano Arquitectos; B720 Arquitectos y David Chipperfield Architects; Gluckman Tang Architects, Estudio Álvarez Sala, Arquitectura Enguita y Lasso de la Vega; y Garcés de Seta Bonet Arquitectes y Pedro Feduchi Canosa.

Para Foster y Rubio la rehabilitación del Salón de Reinos va más allá de la renovación arquitectónica: “La propuesta para el Campus del Prado se convertirá en un foco urbano vital: un proyecto que refuerza los vínculos urbanos uniendo la ciudad y aportando claridad y coherencia a la experiencia del visitante. Así, el proyecto expande el rol del museo como institución cultural contemporánea, reafirmando su rol como custodio de las Colecciones Reales”.

 

[25 noviembre 2016]

Lo más leído